IDIHCS   22126
INSTITUTO DE INVESTIGACIONES EN HUMANIDADES Y CIENCIAS SOCIALES
Unidad Ejecutora - UE
artículos
Título:
Porno-pensamientos sobre la pornografía gay de los setenta y ochenta
Autor/es:
SAXE, FACUNDO
Revista:
Cotillón (Fiesta E-diciones)
Editorial:
Fiesta E-diciones
Referencias:
Lugar: Rosario; Año: 2014 p. 1 - 1
Resumen:
Orgías, descontrol, promiscuidad, liberación, subversión, disidencia, cuerpos, saliva, sudor, líquidos corporales. Y podemos seguir. Palabras que pueden (o no) referirnos a representaciones vinculadas a lo pornográfico, a miradas explícitas sobre los cuerpos y el contacto sexual. La pornografía es algo muy complejo. Es un lenguaje, un objeto, una categoría, algo que inquieta a conservadores y progresistas (posiciones pro-porno, anti-porno, feminismos, religiones, etc., se han peleado por la pornografía en un sentido amplio). No es un tema sencillo del que escribir. Es algo que tiene una complejidad que nos hace pensar en múltiples perspectivas. Vamos a intentar meternos en algunas vetas de esa complejidad para pensar las representaciones de la pornografía en los textos culturales. Antes, una aclaración: lo que me interesa pensar es la pornografía gay de los años setenta (en Estados Unidos) y su adaptación en los ochenta en el contexto de la crisis del VIH-Sida. Podemos sencillamente ponernos en un posición anti-porno y sumarnos a la famosa frase ?la pornografía es la teoría, la violación es la práctica.? Por supuesto que la pornografía heterosexual (y heteronormativa) masiva en general es espantosamente misógina, patriarcal, disciplinadora de los cuerpos y reproductora de lo peor de la práctica sexual binaria varón-mujer. Es una parte medular de un mercado de disciplinamiento y esclavitud del cuerpo que mueve millones de dólares. Pero no es esa pornografía la que me interesa. Me interesa que pensemos la pornografía (gay) de los años setenta como emergente de la revolución sexual y como correlato de la liberación gay-lésbica pos-Stonewall. Por supuesto que la pornografía gay hoy en día también se ha convertido en un mercado manejado por el capitalismo y el disciplinamiento de cuerpos y deseos, pero hay ciertas características en el nacimiento de la pornografía de los setenta y su pasaje a los ochenta que nos pueden hacer reflexionar sobre el régimen farmacopornográfico (en términos de Beatriz Preciado) y el control, disciplinamiento y normalización de los cuerpos y las prácticas sexuales. Vamos a recorrer algunos puntos diversos sobre la pornografía gay de los años setenta y ochenta y su influencia en las representaciones culturales. No pretendo ser exhaustivo, ya que estamos ante un tema que implica un abordaje complejo y sólo quiero pensar algunas ideas sobre la pornografía gay y sus implicancias culturales y políticas.