INVESTIGADORES
GOMEZ Eduardo Alberto
congresos y reuniones científicas
Título:
Dunas muy grandes en un estuario mesomareal.
Autor/es:
CUADRADO, D. G.; GÓMEZ, E. A.
Lugar:
Ciudad Autónoma de Buenos Aires
Reunión:
Congreso; XII Reunión Argentina de Sedimentología; 2008
Institución organizadora:
Asociación Argentina de Sedimentología
Resumen:
En general, las dunas subácueas muy grandes, de alturas superiores a 5 m y espaciamientos mayores a 100 m, se encuentran en áreas de gran energía, como son las entradas de marea (tidal inlets), plataformas someras o estuarios macromareales. Sin embargo, en el estuario de Bahía Blanca, cuyo régimen es mesomareal, se encuentran dunas muy grandes dentro de un campo de dunas de menor magnitud, lo que constituye el objeto de estudio. Para conocer en detalle la morfología del fondo se relevó mediante el sistema batimétrico de alta resolución GeoSwath Plus de GeoAcoustics Lt., aproximadamente unos 3 km2 de la porción intermedia del Canal Principal del estuario de Bahía Blanca, frente a Puerto Belgrano. Este equipo, a diferencia de los equipos multihaz, se basa en la medición de la fase de la onda acústica retrodispersada (Gómez y Cuadrado, 2006) y se obtienen fajas superpuestas que brindan un minucioso mapa batimétrico de la zona estudiada. Sobre el flanco norte de la porción relevada se encuentra el canal de navegación, el cual en la porción SE presenta profundidades naturales de hasta 21 m; mientras que en la porción NO, las profundidades características son de 13 m. Coincidiendo con la isobata de 10 m afloran materiales rocosos sobre ambos veriles, los cuales sufren un acercamiento hacia la parte central. Es así que la isobata de 10 m se encuentra separada 1200 m al NO, mientras que la distancia entre ambos veriles es de sólo 400 m al SE. A su vez, la porción central del extremo NO exhibe profundidades inferiores a los 8 m, formando un banco y determinando dos canales: uno hacia el sur con profundidades máximas del orden de los 12 m, y otro hacia el norte con profundidades del orden de los 13 m por donde pasa el canal de navegación hacia los puertos interiores. Casi la totalidad del sector analizado se encuentra cubierto por arena suelta, dando como resultado una gran diversidad de formas de fondo con dunas de diversos tamaños. Ellas alcanzan desde 10 cm de altura y 50 cm de longitud de onda, hasta alturas que superan los 4 m y longitudes de onda de hasta 200 m en los sectores más profundos. En general, estas dunas muy grandes se encuentran en el sector mas profundo, hacia el flanco norte del extremo SE del canal, tapizadas por dunas pequeñas. En el extremo NO y porción central se encuentran dunas grandes (espaciamiento entre 10 y 100m y altura entre 0,75 y 5 m), también tapizadas por dunas pequeñas. La totalidad de las dunas submarinas mayores exhiben un perfil asimétrico con la mayor pendiente orientada hacia el SE, lo que indica un transporte neto de arena hacia el exterior del estuario. Sin embargo, la línea de cresta de las dunas mayores es muy variable. En la porción de mayor profundidad, las crestas de las dunas muy grandes presentan la forma típica de barján, dispuestas principalmente en forma transversal al eje del canal. En cambio, en el resto del área y en particular en el sector central y NO, las crestas de las dunas grandes, tienen una orientación N-S. Originalmente esta orientación de las dunas fue atribuida a un control geológico sobre las corrientes de marea dado por la presencia de los afloramientos rocosos ubicados a 10 m de profundidad sobre el veril sur (Cuadrado et al., 2006). Sin embargo la visualización conjunta de toda la morfología del área sugiere fuertemente que tal orientación se debe a una combinación entre diversos sentidos de dominancia y asimetría entre las corrientes de flujo y reflujo. En base a los resultados obtenidos se puede decir que la formación de las dunas muy grandes en el sector SE, podría deberse a la unión de los flujos que provienen de los canales norte y sur a ambos lados del banco ubicado al NO y que convergen en el sector más angosto, hacia el flanco norte del SE del canal estudiado, todo ello limitado por las formaciones rocosas en ambos veriles. 2006). Sin embargo la visualización conjunta de toda la morfología del área sugiere fuertemente que tal orientación se debe a una combinación entre diversos sentidos de dominancia y asimetría entre las corrientes de flujo y reflujo. En base a los resultados obtenidos se puede decir que la formación de las dunas muy grandes en el sector SE, podría deberse a la unión de los flujos que provienen de los canales norte y sur a ambos lados del banco ubicado al NO y que convergen en el sector más angosto, hacia el flanco norte del SE del canal estudiado, todo ello limitado por las formaciones rocosas en ambos veriles. del Canal Principal del estuario de Bahía Blanca, frente a Puerto Belgrano. Este equipo, a diferencia de los equipos multihaz, se basa en la medición de la fase de la onda acústica retrodispersada (Gómez y Cuadrado, 2006) y se obtienen fajas superpuestas que brindan un minucioso mapa batimétrico de la zona estudiada. Sobre el flanco norte de la porción relevada se encuentra el canal de navegación, el cual en la porción SE presenta profundidades naturales de hasta 21 m; mientras que en la porción NO, las profundidades características son de 13 m. Coincidiendo con la isobata de 10 m afloran materiales rocosos sobre ambos veriles, los cuales sufren un acercamiento hacia la parte central. Es así que la isobata de 10 m se encuentra separada 1200 m al NO, mientras que la distancia entre ambos veriles es de sólo 400 m al SE. A su vez, la porción central del extremo NO exhibe profundidades inferiores a los 8 m, formando un banco y determinando dos canales: uno hacia el sur con profundidades máximas del orden de los 12 m, y otro hacia el norte con profundidades del orden de los 13 m por donde pasa el canal de navegación hacia los puertos interiores. Casi la totalidad del sector analizado se encuentra cubierto por arena suelta, dando como resultado una gran diversidad de formas de fondo con dunas de diversos tamaños. Ellas alcanzan desde 10 cm de altura y 50 cm de longitud de onda, hasta alturas que superan los 4 m y longitudes de onda de hasta 200 m en los sectores más profundos. En general, estas dunas muy grandes se encuentran en el sector mas profundo, hacia el flanco norte del extremo SE del canal, tapizadas por dunas pequeñas. En el extremo NO y porción central se encuentran dunas grandes (espaciamiento entre 10 y 100m y altura entre 0,75 y 5 m), también tapizadas por dunas pequeñas. La totalidad de las dunas submarinas mayores exhiben un perfil asimétrico con la mayor pendiente orientada hacia el SE, lo que indica un transporte neto de arena hacia el exterior del estuario. Sin embargo, la línea de cresta de las dunas mayores es muy variable. En la porción de mayor profundidad, las crestas de las dunas muy grandes presentan la forma típica de barján, dispuestas principalmente en forma transversal al eje del canal. En cambio, en el resto del área y en particular en el sector central y NO, las crestas de las dunas grandes, tienen una orientación N-S. Originalmente esta orientación de las dunas fue atribuida a un control geológico sobre las corrientes de marea dado por la presencia de los afloramientos rocosos ubicados a 10 m de profundidad sobre el veril sur (Cuadrado et al., 2006). Sin embargo la visualización conjunta de toda la morfología del área sugiere fuertemente que tal orientación se debe a una combinación entre diversos sentidos de dominancia y asimetría entre las corrientes de flujo y reflujo. En base a los resultados obtenidos se puede decir que la formación de las dunas muy grandes en el sector SE, podría deberse a la unión de los flujos que provienen de los canales norte y sur a ambos lados del banco ubicado al NO y que convergen en el sector más angosto, hacia el flanco norte del SE del canal estudiado, todo ello limitado por las formaciones rocosas en ambos veriles. 2006). Sin embargo la visualización conjunta de toda la morfología del área sugiere fuertemente que tal orientación se debe a una combinación entre diversos sentidos de dominancia y asimetría entre las corrientes de flujo y reflujo. En base a los resultados obtenidos se puede decir que la formación de las dunas muy grandes en el sector SE, podría deberse a la unión de los flujos que provienen de los canales norte y sur a ambos lados del banco ubicado al NO y que convergen en el sector más angosto, hacia el flanco norte del SE del canal estudiado, todo ello limitado por las formaciones rocosas en ambos veriles. 2 de la porción intermedia del Canal Principal del estuario de Bahía Blanca, frente a Puerto Belgrano. Este equipo, a diferencia de los equipos multihaz, se basa en la medición de la fase de la onda acústica retrodispersada (Gómez y Cuadrado, 2006) y se obtienen fajas superpuestas que brindan un minucioso mapa batimétrico de la zona estudiada. Sobre el flanco norte de la porción relevada se encuentra el canal de navegación, el cual en la porción SE presenta profundidades naturales de hasta 21 m; mientras que en la porción NO, las profundidades características son de 13 m. Coincidiendo con la isobata de 10 m afloran materiales rocosos sobre ambos veriles, los cuales sufren un acercamiento hacia la parte central. Es así que la isobata de 10 m se encuentra separada 1200 m al NO, mientras que la distancia entre ambos veriles es de sólo 400 m al SE. A su vez, la porción central del extremo NO exhibe profundidades inferiores a los 8 m, formando un banco y determinando dos canales: uno hacia el sur con profundidades máximas del orden de los 12 m, y otro hacia el norte con profundidades del orden de los 13 m por donde pasa el canal de navegación hacia los puertos interiores. Casi la totalidad del sector analizado se encuentra cubierto por arena suelta, dando como resultado una gran diversidad de formas de fondo con dunas de diversos tamaños. Ellas alcanzan desde 10 cm de altura y 50 cm de longitud de onda, hasta alturas que superan los 4 m y longitudes de onda de hasta 200 m en los sectores más profundos. En general, estas dunas muy grandes se encuentran en el sector mas profundo, hacia el flanco norte del extremo SE del canal, tapizadas por dunas pequeñas. En el extremo NO y porción central se encuentran dunas grandes (espaciamiento entre 10 y 100m y altura entre 0,75 y 5 m), también tapizadas por dunas pequeñas. La totalidad de las dunas submarinas mayores exhiben un perfil asimétrico con la mayor pendiente orientada hacia el SE, lo que indica un transporte neto de arena hacia el exterior del estuario. Sin embargo, la línea de cresta de las dunas mayores es muy variable. En la porción de mayor profundidad, las crestas de las dunas muy grandes presentan la forma típica de barján, dispuestas principalmente en forma transversal al eje del canal. En cambio, en el resto del área y en particular en el sector central y NO, las crestas de las dunas grandes, tienen una orientación N-S. Originalmente esta orientación de las dunas fue atribuida a un control geológico sobre las corrientes de marea dado por la presencia de los afloramientos rocosos ubicados a 10 m de profundidad sobre el veril sur (Cuadrado et al., 2006). Sin embargo la visualización conjunta de toda la morfología del área sugiere fuertemente que tal orientación se debe a una combinación entre diversos sentidos de dominancia y asimetría entre las corrientes de flujo y reflujo. En base a los resultados obtenidos se puede decir que la formación de las dunas muy grandes en el sector SE, podría deberse a la unión de los flujos que provienen de los canales norte y sur a ambos lados del banco ubicado al NO y que convergen en el sector más angosto, hacia el flanco norte del SE del canal estudiado, todo ello limitado por las formaciones rocosas en ambos veriles. 2006). Sin embargo la visualización conjunta de toda la morfología del área sugiere fuertemente que tal orientación se debe a una combinación entre diversos sentidos de dominancia y asimetría entre las corrientes de flujo y reflujo. En base a los resultados obtenidos se puede decir que la formación de las dunas muy grandes en el sector SE, podría deberse a la unión de los flujos que provienen de los canales norte y sur a ambos lados del banco ubicado al NO y que convergen en el sector más angosto, hacia el flanco norte del SE del canal estudiado, todo ello limitado por las formaciones rocosas en ambos veriles. et al., 2006). Sin embargo la visualización conjunta de toda la morfología del área sugiere fuertemente que tal orientación se debe a una combinación entre diversos sentidos de dominancia y asimetría entre las corrientes de flujo y reflujo. En base a los resultados obtenidos se puede decir que la formación de las dunas muy grandes en el sector SE, podría deberse a la unión de los flujos que provienen de los canales norte y sur a ambos lados del banco ubicado al NO y que convergen en el sector más angosto, hacia el flanco norte del SE del canal estudiado, todo ello limitado por las formaciones rocosas en ambos veriles.