INVESTIGADORES
GOMEZ Eduardo Alberto
congresos y reuniones científicas
Título:
ESTIMACIÓN DE LA SEDIMENTACIÓNEN UNA PLANICIE DE MAREA COLONIZADA POR MATAS MICROBIANAS
Autor/es:
CUADRADO, DIANA G.; SCHILLIZZI, R.; GOMEZ, EDUARDO ALBERTO; BOURNOD, C.N.; LOPEZ CAZORLA, A.C.
Lugar:
Rio de Janeiro
Reunión:
Congreso; Congresso Brasileiro de Oceanografia ? CBO-2012; 2012
Institución organizadora:
AOCEANO
Resumen:
El estuario de Bahía Blanca (Argentina) se encuentra dentro del rango mesomareal (3.4 m de amplitud de marea) con régimen semidiurno y se caracteriza por poseer amplias planicies de marea. En el sector medio de dicho estuario (38° 55.5′ S; 62° 03′ W) las planicies se encuentran colonizadas por matas microbianas que provocan la estabilización del sedimento, compuesto por arena fina a limo. Una de las condiciones requeridas por los microrganismos presentes en las matas es una muy baja tasa de sedimentación. Los sedimentos, fundamentalmente finos, quedan adheridos a superficie de la planicie principalmente por acción de las Sustancias Poliméricas Extracelulares (SPE) generadas por los microorganismos presentes en las matas. La fábrica de los sedimentos está caracterizada por bioláminas que presentan una alternancia entre capas de coloración oscura de aproximadamente 2 mm, con capas más claras de aproximadamente 1 mm de espesor. El objetivo del trabajo fue verificar que las capas claras más finas estaban formadas principalmente por la ceniza volcánica que a partir de junio y hasta octubre de 2011, fue expulsada a la atmósfera por el volcán Puyehue ubicado a 850 km al Oeste, sobre la cordillera de los Andes. Estas capas actuarían como nivel de referencia para poder medir la sedimentación por encima de ella. A pesar de la distancia y como lo evidencian repetidas imágenes satelitales, los vientos frecuentes del SW transportaron gran cantidad de ceniza volcánica que arribaron al estuario de Bahía Blanca en varias oportunidades. Se extrajo una muestra de aproximadamente 1 cm3 de la capa superficial de la planicie, se lavó con agua destilada para separar la arena del sedimento fino repetidas veces. Luego se agregó peróxido de H al 50% para eliminar materia orgánica. Por observaciones bajo la lupa Nikon SMZ 1500 se determinó una gran cantidad de vidrio volcánico fresco, evidenciado por su forma angulosa, transparente, sin alteraciones, confirmando su reciente depositación. Este material fue ampliamente distribuido en toda la región y debido a sus características no produce modificaciones físicas o químicas del ambiente depositacional Consecuentemente, la capa de ceniza volcánica considerada como capa guía permite cuantificar la tasa de sedimentación sin alterar los procesos biogeoquímicos naturales que allí habitualmente ocurren. Por encima de la capa de vidrio volcánico se ha medido hasta 2 mm de espesor, lo que implicaría una sedimentación de hasta 0.5 cm año-1.