IANIGLA   20881
INSTITUTO ARGENTINO DE NIVOLOGIA, GLACIOLOGIA Y CIENCIAS AMBIENTALES
Unidad Ejecutora - UE
congresos y reuniones científicas
Título:
PRESENCIA DE GRANOS GLAUCONITIZADOS EN LA PLATAFORMA CARBONÁTICA ORDOVICICA INFERIOR DE NIQUIVIL Y TALACASTO, PRECORDILLERA DE SAN JUAN.
Autor/es:
RODRIGUEZ M.C.; BERESI M.S.; HEREDIA S.E.
Lugar:
Neuquen
Reunión:
Congreso; XVIII CONGRESO GEOLOGICO ARGENTINO; 2011
Institución organizadora:
Asoc. Geologica Argentina
Resumen:
PRESENCIA DE GRANOS GLAUCONITIZADOS EN LA PLATAFORMA CARBONÁTICA ORDOVICICA INFERIOR DE NIQUIVIL Y TALACASTO, PRECORDILLERA DE SAN JUAN. Rodríguez, M. Cecilia. IANIGLA. CONICET, CCT-Mendoza,  mcrodriguez@mendoza-conicet.gov.ar Beresi, Matilde S. IANIGLA CONICET,CCT-Mendoza. Heredia, Susana E. CONICET. Laboratorio de Micropaleontología. IIM-UN deSan Juan En niveles carbonáticos de la Formación San Juan, aflorante en las secciones de Niquivil y la Quebrada de Talacasto, se han detectado granos aislados de glauconita y reemplazando conchillas de foraminíferos. La calizas en estas secciones de la Precordillera central de San Juan, son de edad floiana media-superior y corresponden a las Biozonas de Oepikodus evae y O. intermedius. Las calizas del intervalo O. evae de la Quebrada de Talacasto, se caracterizan por: 1) facies de mudstone/ wackestone fosilifero de color gris oscuro, con una matriz micrítica fina y homogénea, intercaladas con delgados bancos amarillentos de bentonitas potásicas. La glauconita se presenta en baja proporción (1%) como granos aislados subangulosos, de color verde intenso y de pequeño tamaño con un diámetro promedio de 0,40 mm. Comúnmente está asociada a niveles bentoníticos y como relleno de cavidades y reemplazando las conchillas de foraminiferos; 2) facies de packestone a wackestone fosilífero intraclástico, correspondientes a la Biozona de O. Intermedius. La glauconita se incrementa a un 3 % y se presenta como granos detríticos bien redondeados a prolados, de color verde intenso de 0,2 a 0,6 mm de diametro mayor, entre intraclastos micríticos y bioclastos moderadamente seleccionados con evidencias de transporte. En el perfil de Niquivil, para la Biozona de O .intermedius, la facies de grainstone/wackestone peloidal-intraclastico, contiene granos de glauconita verde amarillento en una proporción del 5% con tamaños que varían entre 0,4 mm a 1,2 mm, con un promedio de 0,6 mm. Estos granos verdes, constituyen peloides glauconíticos y posibles granos detríticos glauconíticos con evidencia de transporte y otros se concentran en superficies de discontinuidad indicando ruptura depositacional. Los tipos morfológicos reconocidos en los peloides glauconíticos son ovoidales, esferoidales y vermiculares. En el perfil de la Quebrada de Talacasto, en los niveles de la Zona de O. evae, los granos glauconíticos subangulosos son el producto de cementación incipiente dentro de los poros en la interfase agua-sedimento. Los foraminíferos bentónicos presentes en estos niveles, son típicos de ambientes marinos abiertos, por debajo del nivel de base de olas de buen tiempo. Este proceso de glauconitización de las paredes de los foraminíferos se debería a un reemplazo químico del carbonato de las paredes de las conchillas. Se ha interpretado que la presencia granos de glauconita subangulosos, sumado al reemplazo de las conchillas de foraminíferos, sugieren sedimentación condensada en paleoaltitudes (paleohigh) (Beavington-Penney et al., 2005). Los foraminíferos corresponden posiblemente a dos nuevas especies del género aglutinado monothalamous (monothalamous aglutinated genus) Amphitremoida. Usualmente las conchillas bien preservadas de este género consisten de granos de muscovita fina a muy fina, sericita, K-feldespato y cuarzo (Nestell y Tolmacheva, 2004). Tanto en Niquivil como en Talacasto, para la Zona de O. intermedius, se observa una alternancia de estratos ricos en glauconita y otros con ausencia de este mineral. Esta alternancia, caracteriza sucesiones formadas en zonas de lagoons y planicies tidales. En estas áreas se concentra la glauconita que después de haber sido barrida por tormentas y mareas desde un ambiente marino abierto, es acumulada preferencialmente en sedimentos de grano grueso, interestratificados con sedimentos libres en glauconita de baja energía. Por lo tanto, esta asociación de glauconita con depósitos formados en ambientes poco adaptados a procesos de glauconitización, se ha interpretado como el resultado de la removilización penecontemporánea de los granos glauconitizados retrabajados (Amorossi, 1997). En la quebrada de Talacasto, las facies y el contenido fosilífero de los niveles glauconíticos, son indicativos de depósitos de ambientes más distales que las mismas facies de la sección de Niquivil. En la facies de grainstone/wackestone peloidal-intraclastico de la sección de Niquivil, los peloides glauconíticos serían el producto de alteración de pellets fecales, considerando la morfología y tamaño de los granos. Estas facies peloidales con glauconita son originadas en una plataforma somera, en áreas protegidas, con moderada circulación de agua y baja tasa de depositación. La mayoría de los pellets fecales derivan de restos de minerales arcillosos del fondo marino que han sido modificados por la actividad de microbacterias. Dado el bajo input clástico que esta plataforma recibía de las áreas continentales adyacentes, se produjo un moderado suministro terrígeno a la cuenca, siendo el de arcillas el más importante y de esmectitas cuando el clima era más cálido y más húmedo (Chamley, 1989). Probablemente el principal aporte de hierro disuelto y otros productos como Si, Al, Na, K, etc. estuvo controlado por las cenizas volcánicas, encontradas como k-bentonitas en el registro estratigráfico de las calizas de Fm San Juan. En los niveles estudiados, puede inferirse la evolución o maduración de la glauconita por los cambios de color presentes, desde verde claro y verde amarillento en Niquivil, a verde oscuro en Talacasto (EDER, 2007). En el presente, los procesos de glauconitización ocurren en el límite óxico-anóxico, el cual, en el fondo oceánico esta usualmente restringido a unos pocos centímetros por debajo de la interfase agua-sedimento (EDER, 2007). A diferencia, en los mares antiguos como en la plataforma ordovícica de Formación San Juan, principalmente durante períodos de “greenhouse”, el límite redox crítico de la glauconitización estuvo mucho más expandido lateralmente, quedando registrado en estos sedimentos carbonáticos.   Bibliografía. Beavington-Penney, S.J., Wright, V. P. and Racey, A., 2005. Sediment production and dispersal on foraminifera-dominated early Tertiary ramps: the Eocene El Garia Formation, Tunisia. Sedimentology 52, 537–569 doi: 10.1111/j.1365-3091.2005.00709.x Chamley, H. (1989) Clay Sedimentology. Springer-Verlag, New York, 623 pp. Eder, V. G., Algarra, A. M., Sanchez-Navas, A., Zanin, Y. N., Zamirailova, A. G. and Lebedev, Y. N. 2007. Depositional controls on glaucony texture and composition, Upper Jurassic, West Siberian Basin. Sedimentology 54, 1365–1387 Nestell, G:P: y Tolmacheva T:Y.2004. Early Ordovician foraminifers from the Lava River Section, northwestern Russia. Micropaleontogy, vol. 50, no.3, pp. 253-280. Fig. 1.- A. Facies de grainstone peloidal intraclástico, Zona de O. intermedius del perfil de Niquivil:  pulido de roca con granos de glauconitas indicados con flechas. B. Granos sueltos de glauconita correspondientes a A. C. Foraminíferos glauconitizados de la Zona de O. evae de la Quebrada de Talacasto (misma escala que B).
rds']