IANIGLA   20881
INSTITUTO ARGENTINO DE NIVOLOGIA, GLACIOLOGIA Y CIENCIAS AMBIENTALES
Unidad Ejecutora - UE
congresos y reuniones científicas
Título:
Ciclo del nitrógeno en ecosistemas acoplados al agua subterránea
Autor/es:
ARANIBAR, JULIETA; VILLAGRA, PABLO; GOMEZ, MARÍA LAURA; GREVARA, ARANZASU; QUIROGA, MARCELO
Lugar:
Córdoba, Argentina
Reunión:
Congreso; I Reunión Argentina de geoquímica de la superficie; 2009
Institución organizadora:
CICTERRA-CIGeS
Resumen:
<!-- /* Style Definitions */ p.MsoNormal, li.MsoNormal, div.MsoNormal {mso-style-parent:""; margin:0cm; margin-bottom:.0001pt; mso-pagination:widow-orphan; font-size:12.0pt; font-family:"Times New Roman"; mso-fareast-font-family:"Times New Roman";} @page Section1 {size:595.3pt 841.9pt; margin:3.0cm 70.9pt 70.9pt 70.9pt; mso-header-margin:35.45pt; mso-footer-margin:35.45pt; mso-paper-source:0;} div.Section1 {page:Section1;} --> El NE de la provincia de Mendoza presenta uno de los ecosistemas más áridos de Sud América, recibiendo menos de 200 mm de precipitaciones anuales. Sin embargo, existen focos de alta productividad biológica en valles donde el acuífero freático se encuentra a profundidades entre 6 y 14 m, que es aprovechado por árboles de raíces profundas. Los ecosistemas áridos acoplados al agua subterránea presentan una mayor productividad primaria que la esperada si sólo utilizaran agua proveniente de las precipitaciones locales. El agua subterránea también puede aportar nutrientes que favorecen el desarrollo de la vegetación. La ganadería caprina de subsistencia, la principal actividad de los pobladores locales, ocasiona una distribución de nutrientes desde áreas no pobladas hacia áreas de acumulación de ganado. El guano depositado en puestos o corrales aporta altas concentraciones de nitratos al suelo, que pueden ser incorporados al acuífero durante eventos de precipitación. Los pozos de extracción de agua se ubican frecuentemente próximos a los corrales, afectando la calidad del agua utilizada por los pobladores, para quienes el recurso hídrico subterráneo es el único disponible. El objetivo de este trabajo es analizar el transporte horizontal de nutrientes hacia áreas de concentración de ganado y transporte vertical hacia el agua subterránea.  Para conocer las variaciones verticales de nitratos se realizaron 27 perforaciones que superaron los 4 m, en 3 unidades de paisaje: médanos, intermédanos vegetados y áreas de acumulación de ganado. Se recolectaron muestras de suelos y sedimentos para su posterior análisis textural, gravimétrico y determinación de nitratos. Los perfiles de humedad y nitratos permiten inferir la profundidad de captación por parte de la vegetación y el transporte de nutrientes hacia el agua subterránea. Para evaluar la concentración de nitratos en el agua subterránea se recolectaron muestras de agua de 21 pozos de extracción pertenecientes a los pobladores locales en el área de la Reserva Natural y Cultural Bosques Telteca. Se realizaron dos muestreos durante dos períodos entre el 2007 y 2008, los que recibieron precipitaciones por debajo y por encima del promedio anual respectivamente. La textura de los sedimentos de la zona no saturada es principalmente arenosa, con diferencias notorias entre médanos e intermédanos, lo que favorecería la infiltración de agua de lluvias y transporte de nitratos hacia el acuífero. Las áreas de concentración de animales presentan mayores concentraciones de nitratos en los suelos y en el agua subterránea, indicando una contaminación orgánica del acuífero. Las concentraciones más altas de nitratos en el agua subterránea se registraron en aquellos sitios de mayor densidad ganadera y coincidente con la temporada de mayores precipitaciones. Los suelos y sedimentos de intermédanos y médanos vegetados presentaron menores concentraciones de nutrientes y menores contenidos de humedad que las muestras provenientes de los puestos. Los perfiles de humedad y nitratos indicaron una mayor absorción en áreas vegetadas, y pueden reflejar la zona de mayor actividad radicular. La presencia de carbonatos en el subsuelo también podría indicar zonas de mayor absorción radicular, dado que se observaron nódulos de carbonato de calcio a diferentes profundidades y en las distintas unidades de paisaje. Nuestros resultados indican que existe un transporte vertical de nitratos en la zona no saturada, que es absorbido por la vegetación en la zona radicular. Los nitratos que no son absorbidos por la vegetación pueden ser acumulados en el subsuelo y luego ser movilizados hacia el agua subterránea, posiblemente durante períodos de precipitaciones abundantes. La recarga al acuífero queda evidenciada por el ascenso del nivel freático medido en un piezómetro instalado en la zona. La vegetación freatófita podría entonces acceder a nutrientes que no estarían disponibles por medio del ciclado de nutrientes en el suelo superficial. Esta fuente adicional de nutrientes podría contribuir a la mayor productividad observada en áreas donde el agua subterránea se ubica próxima a la superficie.
rds']