IANIGLA   20881
INSTITUTO ARGENTINO DE NIVOLOGIA, GLACIOLOGIA Y CIENCIAS AMBIENTALES
Unidad Ejecutora - UE
congresos y reuniones científicas
Título:
AVANCES EN EL ESTUDIO ESTRUCTURAL Y TECTÓNICO DE LA ZONA DEL CERRO MERCEDARIO (32ºS), SAN JUAN, ARGENTINA.
Autor/es:
MANUELA MAZZITELLI; LAURA GIAMBIAGI; BRIAN MAHONEY; ANA LOSSADA; PILAR JEANNERET
Lugar:
General Roca
Reunión:
Encuentro; Reunión de Tectónica; 2015
Resumen:
La zona de estudio se encuentra ubicada a los 32º de latitud Sur, entre los 70º y 69º 30? de longitud Oeste, dentro de la provincia de San Juan, Argentina. El área se encuentra en la provincia geológica de Cor-dillera Frontal, con una cuenca de piggyback contenida en la misma.Los estudios previos fueron realizados por diferentes autores en la zona de alta montaña (Álvarez y Pérez, 1993; Álvarez y Ramos,1999; Cristallini y Ramos, 2000; Mpodozis, 2009). Los estudios previos de la cuenca de piggyback Manantiales fueron realizados por Pérez (1995, 2001), Pérez y Ramos (1996) y Jordan et al (1996).Los estudios anteriores consideran que la evolución paleogeográfica de la Cordillera Frontal en este sector ha estado controlada por el desarrollo delsistema de rift de La Ramada durante el Triásico-Jurásico (Álvarez, 1996). Los depósitos de sinrift representados por la Formación Rancho de Lata, de 190 Ma, consis-ten en depósitos continentales de conglomerados, capas rojas y tobas y tufitas asociadas a magmatismo bimodal. La subsidencia en este caso estaría controlada por fallas normales, luego se deposita la Formación Los Patillos, de edad Pleinsbachiano-Calloviano, que consiste en depósitos marinos con areniscas calcá-reas, packstones, mudstones nodulares y tufas. Durante el Kimmeridgiano, el arco volcánico migra al Este, y la Formación Tordillo, que son depósitos continentales de capas rojas (Álvarez y Ramos, 1999).En las nacientes del río Colorado se han observado afloramientos de rocas carbonáticas oscuras con venillas de carbonatos, con grandes cantidades de bivalvos y amonites bien conservados. Se asignó la edad de Calloviano inferior (Dr. Ricardi, comunicación personal, 2015) pudiendo ser correlacionable con la Brecha Calcárea (Iglesia Llanos, 1995) y la Formación La Manga, que sobreyace a la Formación Los Patillos en discordancia. Esto podría indicar que los depósitos del Jurásico medio de la cuenca de La Ramada llegan más al Norte de lo que se creía, aunque el alto de La Ramada se comportaba como un alto estructural, ya que los espesores de estos depósitos son pequeños.La cuenca de Manantiales (Pérez, 1995) es una cuenca de piggyback sinorogénica, rellena por los sedimentos de la Formación Chinches (Mirré, 1966). Desde los afloramientos desde el arroyo de los Caba-llos, se puede observar una continuidad en la inclinación hacia el Oeste de los estratos de rumbo predomi-nante N150, variando entre 8º y 25º W. A partir de los estudios de campo, dividimos los depósitos neógenos en 7 secciones, denominados Tc0 a Tc6 caracterizadas por distintos tipos de depósitos fluviales de granu-lometrías variables. Se tomaron varias muestras de los distintos miembros con el objetivo de hacer datacio-nes en un futuro cercano.La estructura de la región se caracteriza por una deformación de piel gruesa con grandes bloques de basamento involucrados. La principal estructura del área es la falla de Santa Cruz, descripta por Lencinas (1982) como la responsable del levantamiento del cordón de Santa Cruz, ubicado al Norte del área de estu-dio. Ésta falla levanta al Grupo Choiyoi, basculando sus afloramientos al Oeste (Ramos et al. 1996).En la zona de la naciente del Río Colorado, la falla de Santa Cruz se desarrolla a través de dos es-camas que cortan la estratigrafía. La escama Occidental es una falla profunda, de unos 60 a 70º de inclina-ción hacia el Oeste, que levanta parte del Grupo Choiyoi, y lo pone en contacto con la Formación Rancho de Lata. Es una falla inversa de gran escala, que se extiende en sentido Norte-Sur. Corre desde el Sur del Cor-dón de la Ramada hasta el Norte del Cordón de Santa Cruz (Lencinas, 1982; Ramos et al., 1996).La escama Oriental, por su lado, pone en contacto la Formación Rancho de Lata con la Formación Tordillo. En esta falla se han tomado dos estaciones de medición cinemática donde se midieron en total 42 indicadores cinemáticos, tales como estrías mecánicas, fibras de crecimiento, escalones y fracturas de Rie-del medidos sobre el plano de falla, que fueron procesados usando el programa FaultKin, proyectando cada uno de los datos obtenidos. El resultado indica un movimiento reverso puro, con orientación de los ejes de compresión subhorizontal N-S y los ejes de extensión subverticales. Los valores de los ejes compresionales en las estaciones son N107/09-N110/09 y extensionales de N338/75-N332/77.A su vez, se han encontrado fallas de menor escala al Este de la escama Oriental, de rumbo Este-Oeste, donde se han tomado 15 datos cinemáticos, dando como resultado fallas de movimiento extensional,teniendo un valor en eje extensional N189/15 y en el eje compresional N321/67. Estas fallas afectan a lasrocas de la Formación Rancho de Lata. Se puede interpretar que son fallas Triásicas previas al fallamientoinverso que levantó al cordón de la Ramada, siguiendo con el criterio propuesto previamente por Álvarez yRamos (1999), formando parte del rift Triásico, nombrado anteriormente. Estos datos constituirían los primerosdatos cinemáticos para las fallas normales de la zona, indicando una dirección de extensión Noreste-Suroeste.Los modelos estructurales propuestos por Cristallini (1996) y Cristallini y Ramos (2000) indican quela faja es el resultado de tres estadios de compresión, donde primero se generan pliegues por despegue agran escala, utilizando el yeso Jurásico como despegue, luego una segunda etapa de reactivación de fallasdirectas Triásicas, lo cual indicaría una inversión tectónica del área, y por último, el desarrollo de corrimientosfuera de secuencia en el sector más occidental, todo en un periodo comprendido entre los 20 Ma. (Pérez,1995) y 9.2-10 Ma. (Cristallini y Cangini, 1993; Cristallini et al. 1995; Pérez, 1995). Las nuevas evidenciascinemáticas indican que las fallas mayores no corresponderían a fallas normales reactivadas, como fue planteadoen un modelo estructural anterior (Cristallini y Ramos, 2000). Nuestro modelo cinemático-estructuralplantea además un nivel de despegue más somero que el propuesto en otros modelos, a partir del modeladotermomecánico de niveles de comportamiento frágil y niveles de comportamiento dúctil tomado de Tassara yEchaurren (2012).En la presentación del resumen se presentarán perfiles balanceados de la zona y un mapa con nuevosaportes. Los estudios de la zona se continuarán al Este, hacia la Precordillera, con el objetivo de generarun perfil completo de la transecta de los 32º de Latitud Sur.
rds']