IANIGLA   20881
INSTITUTO ARGENTINO DE NIVOLOGIA, GLACIOLOGIA Y CIENCIAS AMBIENTALES
Unidad Ejecutora - UE
congresos y reuniones científicas
Título:
ANÁLISIS NEOTECTÓNICO DEL PIEDEMONTE MENDOCINO (32 50S- 33S)
Autor/es:
TOURAL DAPOSA, RAFAEL; STELLA MOREIRAS; LAURA GIAMBIAGI; SILVANA SPAGNOTTO; JOSÉ MESCUA; SILVINA NACIF
Lugar:
San Juan
Reunión:
Congreso; XXVII Reunión Científica de la Asociación Argentina de Geofísicos y Geodestas; 2014
Institución organizadora:
Asociación Argentina de Geofísicos y Geodestas
Resumen:
El frente orogénico activo de los Andes centrales (entre los 32° y 33° S) abarca parte del piedemonte mendocino, ubicado cerca de la ciudad capital, donde habitan al menos 800.000 personas (Fig. 1). En este sector se ha medido una tasa de deformación regional de ~3 mm/año mediante GPS, pero se desconoce si esta deformación es uniforme en el retroarco, posiblemente concentrada en unos 50 km de ancho del frente orogénico, o bien si dicha deformación se está acumulando en alguna/s estructura/s específica/s (Brooks et al. 2003, Kendrick et al. 2006, Schmidt et al. 2011). A pesar que dicho frente se asocia a sismos de intraplaca corticales y a un intenso neotectonismo, escasos estudios han abordado esta problemática. En este trabajo analizamos la actividad cuaternaria de las principales estructuras con expresión superficial identificadas en el piedemonte y su potencial peligrosidad en base a parámetros tales como rumbo, buzamiento, sentido de desplazamiento de los bloques, rechazo, longitud de rotura superficial (L) y el área de ruptura (RA) (Well y Coppersmith 1994). En la zona de estudio las fallas principales tienen dos tipos de vergencias. Las estructuras más orientales tienen vergencia occidental tal como el Sistema de fallas del Cerro de La Gloria- Cerro del Cristo respondiendo al comportamiento de Precordillera Oriental; mientras las estructuras más occidentales (Melocotón, Punta del Agua, Divisadero Largo y Las Avispas) tienen vergencia oriental. Estos sistemas principales tienen carácter compresivo con rumbo N-S a NNE, cuyo nivel de despegue se ubicaría en el basamento pre-Silúrico, constituyendo un frente emergente de piel gruesa. Estas estructuras desplazan depósitos cuaternarios de edad Pleistocena como los depósitos fluviales del antiguo cauce del Río Mendoza. La actividad de estos frentes de levantamiento ha generado antiguos paleolagos que están siendo datados por termoluminiscencia (OSL). Así mismo, este sistema principal está afectado por una población secundaria de fallas transpresivas NW que podrían estar asociadas a acomodamientos secundarios de los esfuerzos compresivos principales durante el Holoceno. La capacidad sísmica de las estructuras principales compresivas parece ser superior al sistema de transcurrencia. La magnitud de sismo máxima esperada para el sistema del Cerro La Gloria es Mw.(L) 6,44 y Mw.(RA) 5,81; para la falla Punta del Agua se estableció una capacidad Mw.(L) 6,41 en función de su longitud; para la Falla de Divisadero resulta una Mw.(L) 6,37 y Mw.(RA) 6,45.En el caso de la falla Melocotón con una extensión de 40 km se establece una Mw.(L) 6,93 coincidente con la Mw.(RA) 6,89.
rds']