IANIGLA   20881
INSTITUTO ARGENTINO DE NIVOLOGIA, GLACIOLOGIA Y CIENCIAS AMBIENTALES
Unidad Ejecutora - UE
congresos y reuniones científicas
Título:
Evidencias icnológicas en eolianitas pérmicas (Formación Yacimiento Los Reyunos, Mendoza): El origen y la diversificación temprana de los amniotas en el Gondwana Occidental
Autor/es:
KRAPOVICKAS, V.; DOMNANOVICH, N; MARSICANO, C; OTTONE, G.; MANCUSO, A.; PAZOS, P.; DE LA FUENTE, M.
Lugar:
Neuquén
Reunión:
Congreso; XVIII Congreso Geológico Argentino; 2011
Institución organizadora:
Secretaria de Congresos geológicos
Resumen:
En las proximidades de la ciudad de San Rafael, provincia de Mendoza, afloran niveles cisuralianos del Grupo Cochicó (Llambias et al., 1993, Rocha Campos et al., 2010). Los mismos corresponden a la Formación Yacimiento Los Reyunos, en la cual se reconocen tres miembros. En particular, el miembro medio, denominado por Rodríguez y Valdiviezo (en Ortega Furlotti et al., 1974) como Miembro Areniscas Atigradas, es de características litológicas fácilmente distinguibles. Está integrado por areniscas cuarzosas de color pardo amarillento con bandas castaño rojizo, de textura homogénea con escasez de matriz arcillosa y buena selección. Las características observadas sugieren para las psamitas una génesis eólica en un clima típicamente desértico (Spalletti y Mazzoni, 1972; Pazos et al., 2008). En dichos niveles se registra un gran número de huellas de tetrápodos de pequeño a mediano tamaño preservadas en caras de avalancha de facies de duna, así como en facies de interduna. El registro icnológico de invertebrados está representado por tubos horizontales simples (Paleophycus isp) y verticales poco profundos (Skolithos isp.). Dichas estructuras son escasas y se observan únicamente en la sección más basal de Miembro Areniscas Atigradas. Las huellas de tetrápodos presentan al menos tres morfologías bien diferenciables. La primera correspondería a Chelichnus bucklandi, representada por huellas fósiles de pequeño tamaño y contorno redondeado, con cinco impresiones digitales cortas dirigidas anteriormente. Las impresiones del pie son de aproximadamente 4 cm de largo y las impresiones de la mano de aproximadamente 2,5 cm de largo; el paso es largo y la rastrillada angosta en relación al tamaño de la pisada. La segunda, asignada a Chelichnus duncani, presenta tamaño mediano con huellas de entre 7 y 12 cm de largo; siendo el paso corto y la rastrillada ancha en relación al tamaño de la pisada. Finalmente, el tercer tipo de huellas registradas es claramente distinguible de las anteriores. Las impresiones de los pies son piriformes, de aproximadamente de 6 cm de largo. Las impresiones de las manos son ovales de aproximadamente 4 cm de largo; las impresiones de los pies están dirigidas anteriormente, mientras que las de las manos se dirigen antero-lateralmente. El paso es más largo que en C. duncani, en tanto que el ancho de la rastrillada es aproximadamente el mismo. Si bien algunos materiales provenientes de la Formación Yacimiento Los Reyunos fueron estudiados anteriormente, la interpretación de los productores en un contexto filogenético, así como su importancia estratigráfica, evolutiva y paleoambiental es discutida aquí por primera vez. Las huellas fósiles fueron adjudicadas en un principio a anfibios ?laberintodontes? (Cei y Gargiulo, 1979; Aramayo, 1993). Luego, estos fueron reestudiados por Melchor (2001) y asignados a Chelichnus duncai (Owen 1842) y Chelichnu. gigas (Jardine 1850). El análisis morfométrico de las huellas y rastrilladas, así como su comparación con taxones conocidos de rocas de edad equivalente, sugieren que las huellas de la Formación Yacimiento Los Reyunos representan una asociación taxonómicamente variada de tetrápodos amniotas, incluyendo tanto formas basales como algunas con características significativamente más derivadas de sinápsidos no mamalianos. Esta asociación de huellas, preservadas en facies de duna e interduna eólica, representa uno de los registros de amniotas terrestres más antiguos de Gondwana. El Miembro Toba Vieja Gorda, que suprayase a los niveles portadores de la icnofauna aquí analizada, es de edad Artiskiano, con una datación U-Pb SHRIMP de 281.4 ± 2.5 Ma (Rocha Campos et al., 2010). El primer registro óseo de amniotas terrestres (sinápsidos no mamalianos) es del Guadalupiano inferior en África del Sur, de forma que solo para esa edad se conocen restos de amniotas exclusivamente acuáticos (Mesosaurus sp.). Así, la icnofauna de la Formación Yacimiento los Reyunos sería la evidencia más antigua de tetrápodos terrestres hasta el momento, indicando que ya para comienzos del Pérmico los amniotas estaban ampliamente diversificados, al menos en el Gondwana occidental, ocupando tanto nichos acuáticos como terrestres. Adicionalmente, la evidencia de colonización del medio eólico sugeriría que otros ambientes terrestres, con menor stress ambiental, podrían haber estado ya ocupados en ese momento.
rds']