IANIGLA   20881
INSTITUTO ARGENTINO DE NIVOLOGIA, GLACIOLOGIA Y CIENCIAS AMBIENTALES
Unidad Ejecutora - UE
capítulos de libros
Título:
FRONTERAS EN EL REGISTRO ARQUEOLÓGICO: PREGUNTAS, CASOS Y DEBATES EN EL CENTRO OCCIDENTE ARGENTINO
Autor/es:
GIL, A; NEME, G.
Libro:
Fronteras y Periferias en Arqueología e Historia
Editorial:
DUNKEN
Referencias:
Lugar: Buenos Aires; Año: 2012;
Resumen:
En este trabajo intentamos mostrar de qué forma entendemos la definición de “frontera” desde el registro arqueológico del centro occidente argentino y sostenemos que la definición tradicional de áreas y subáreas culturales para esta región ha sido una limitante a la hora de entender los procesos de interacción poblacional y variabilidad regional. Efectivamente, las investigaciones han asumido la existencia de una frontera entre dos subáreas – Centro Oeste Argentino y Norpatagonia – excluyendo así la integración macro-regional y considerando a cada una de estas subáreas en forma un tanto inconexa. Igualmente, aun cuando se ha aceptado una conexión, ésta ha terminado siendo de intercambio de bienes materiales, asumiendo tal situación ante la baja frecuencias de ítems no-locales o alóctonos. A nuestro entender este proceder ha generado una imagen culturalmente homogénea de cada uno de las subáreas entre la cual se han resaltado las diferencias y asumido una homogeneidad interna. Creemos que esta postura limita nuestro entendimiento de la diversidad arqueológica si se parte de unidades previamente definidas y no cuestionadas. Estas unidades se construyeron sobre la base de la distribución temporal y espacial de determinados ítems que se aceptaron como unidades étnicas. Por ello proclamamos que la frontera es más fuerte en la agenda de los investigadores que en las poblaciones del pasado y que un retorno a explorar procesos en la escala amplia del centro occidente (incluyendo a Nordpatagonia y Centro Oeste Argentini, entre ca. 30º y 40º LS) contribuirá a entender procesos que no funcionan aislando unidades espaciales definidas por rasgos asumidos como indicadores étnicos. Es decir, nos interesa de-construir estas unidades para explorar sin límites previos las escalas y procesos de variabilidad arqueológica y su sentido en términos de estrategias humanas. Aquí nos limitaremos a mostrar evidencias sobre tales procesos que nos aportan los isótopos estables de δ13C (indicadores de dieta) y de δ18O (indicadores de movilidad residencial).
rds']