IANIGLA   20881
INSTITUTO ARGENTINO DE NIVOLOGIA, GLACIOLOGIA Y CIENCIAS AMBIENTALES
Unidad Ejecutora - UE
artículos
Título:
Formación y evolución triásica-jurásica del depocentro Atuel, Cuenca Neuquina, Argentina.
Autor/es:
LAURA BEATRIZ GIAMBIAGI; FLORENCIA BECHIS; SILVIA LANÉS; MAISA TUNIK; VICTOR HUGO GARCÍA; JULIETA SURIANO; JOSÉ FRANCISCO MESCUA
Revista:
Revista de la Asociación Geológica Argentina
Editorial:
Asociación Geológica Argentina
Referencias:
Año: 2008 vol. 63 p. 518 - 518
ISSN:
0004-4822
Resumen:
El depocentro Atuel corresponde a una subcuenca triásica superior a jurásica inferior de rumbo NNO-SSE y polaridad al oeste, ubicado en el sector septentrional de la cuenca Neuquina. A partir de la integración de datos estratigráficos preexistentes con el análisis de las estructuras relacionadas a la etapa de rift, se pudo establecer que el depocentro Atuel estuvo caracterizado por dos fallas normales principales, las fallas Alumbre y La Manga, de rumbo NNO e inclinación al oeste. La falla La Manga corresponde al límite oriental de los depósitos de sinrift y controló el desarrollo del hemigraben Río Blanco; mientras que la falla Alumbre habría dividido al hemigraben Río Blanco del hemigraben Arroyo Malo. La estratigrafía de la región permite sostener que durante el Triásico Tardío – Jurásico Temprano el hemigraben Río Blanco estuvo completamente emergido mientras que el hemigraben Arroyo Malo estuvo sumergido. El modelo estructural propuesto para la apertura del depocentro postula que el grano estructural del basamento en combinación con la dirección local de esfuerzos extensionales, ejercieron un control de primer orden en el desarrollo de la subcuenca como un rift oblicuo. La misma habría sufrido al menos tres episodios extensionales durante el Triásico Tardío al Jurásico Temprano. El primer episodio abarcó el lapso pre-Rhaetiano (?) a Hettangiano Medio, y quedaría registrado por el movimiento normal y sinestral de las fallas Alumbre y La Manga. Durante el segundo episodio de rift, ocurrido entre el Hettangiano Medio y el Hettangiano Tardío Medio, se continuaron moviendo las fallas Alumbre y La Manga y se habría comenzado a desarrollar las fallas normales oblicuas de rumbo ONO que habrían permitido acomodar la deformación dentro de los hemigrábenes.  El tercer evento habría comenzado con un fuerte ascenso relativo del nivel del mar en el hemigraben Arroyo Malo, ocurrido durante el Hettangiano Tardío Medio, y habría culminado con un importante descenso relativo del nivel del mar, asociado al último movimiento de la falla La Manga y a la desactivación de la falla Alumbre.