IANIGLA   20881
INSTITUTO ARGENTINO DE NIVOLOGIA, GLACIOLOGIA Y CIENCIAS AMBIENTALES
Unidad Ejecutora - UE
artículos
Título:
La Colección de Paleobotánica del Museo de Ciencias Naturales y Antropológicas ?Juan Cornelio Moyano?, Mendoza, Argentina.
Autor/es:
SUSANA MARIEL DEVINCENZI
Revista:
Boletin de la Asociación Latinoamericana de Paleobotánica y Palinología
Editorial:
Asociación Latinoamericana de Paleobotánica y Palinología
Referencias:
Lugar: Porto Alegre; Año: 2014 vol. 14 p. 27 - 27
ISSN:
0325-0121
Resumen:
  1-Introducción La Colección de Paleontología del Museo de Ciencias Naturales y Antropológicas ?Juan Cornelio Moyano? de Mendoza (Argentina) se formó originalmente con los ejemplares que colectó el naturalista Carlos Rusconi en la provincia de Mendoza y otras áreas del país. Rusconi (1898-1969) se dedicó al estudio de la Paleontología desde muy joven y fue adscripto honorario en el hoy Museo Argentino de Ciencias Naturales ?Bernardino Rivadavia? con sede en la ciudad de Buenos Aires. Dio sus primeros pasos en la paleontología de vertebrados junto a Alfredo Castellanos y Lorenzo Parodi, de la mano de Carlos Ameghino y Lucas Kraglievich, y durante los años que permaneció en Buenos Aires coleccionó y estudió numerosos restos de mamíferos provenientes del Ensenadense (Rusconi, 1929, 1932, 1936) y del ?Puelchense? (Rusconi, 1934a, 1935, 1944, 1945), unidad designada más recientemente como Formación Puelches o Arenas Puelches (González Bonorino, 1965; Santa Cruz, 1972;  Tófalo et al., 2005). Tras la renuncia y el alejamiento de Kraglievich del Museo Nacional de Historia Natural  de Buenos Aires, el incipiente grupo de paleontólogos se desmembró. En 1937, Rusconi se hizo cargo de la dirección del Museo de Mendoza, Alfredo Castellanos ingresó en el Instituto de Fisiografía de Rosario y Parodi en el Museo de La Plata, iniciándose de esta forma la descentralización de los estudios paleontológicos en Argentina (Pascual, 1961). Entre las décadas de 1940 y 1950, Carlos Rusconi realizó un importante aporte al estudio de los invertebrados fósiles de Argentina, en particular de los trilobites y graptolites del Paleozoico inferior, cuyos resultados fueron publicados en los Anales de la Sociedad Científica Argentina, en la Revista de la Sociedad de Historia y Geografía de Cuyo, en el Boletín Paleontológico de Buenos Aires y, especialmente, en la Revista de Historia Natural de Mendoza. Contribuyó así  a la cantidad de trabajos publicados en el país sobre paleontología de invertebrados,  la que había disminuido con respecto a la producción científica realizada durante la década anterior y que cobró nuevo énfasis a partir de la fundación de la Asociación Paleontológica Argentina y la aparición de Ameghiniana en1957 (Riccardi, 1981). Entre 1928 y 1954, Rusconi fundó 133 especies de paleovertebrados y 320 especies de paleoinvertebrados, cuya colecta provino de los numerosos viajes que realizó en el país, Brasil y Uruguay.  Entre los restos de vertebrados, la mayor parte corresponde a mamíferos de Buenos Aires y a peces, anfibios y reptiles del Triásico y Jurásico de Mendoza. La colecta y la descripción de los invertebrados fue fundamentalmente de aquellos provenientes de Mendoza (Rusconi, 1954a). La contribución que realizó Rusconi a la paleobotánica no fue abundante y se remonta a las menciones realizadas sobre los ejemplares del ?Puelchense? (Rusconi, 1934b y c), a las descripciones someras, pero con una detallada localización de los ?bosques petrificados? de Mendoza (Rusconi, 1938, 1941) y a la fundación de cinco taxones referidos al grupo de las algas (Rusconi, 1950, 1951, 1954b, 1955a y b) (Figuras 1 y 2). Rusconi se desempeñó como director del Museo de Historia Natural de Mendoza hasta el año 1968 y, durante ese período, la colección de Paleontología alcanzó su momento de mayor apogeo, ya que no sólo se incrementó sustancialmente el número de ejemplares paleontológicos, sino que se incorporaron materiales tipo de invertebrados, vertebrados y algunos de paleobotánica. Desde la fundación del Museo en 1911 y hasta la gestión de Rusconi, la institución carecía de ejemplares tipo y además aquéllos que habían sido colectados por otros investigadores en la provincia formaban parte de las colecciones de otros museos (Rusconi, 1954a; Herbst, 1971). Sin embargo, el museo atravesó un período de desatención por parte de las autoridades estatales y Rusconi no lo pudo superar (Pascual, 1961). A esto se sumó un  continuo abandono durante las décadas siguientes (Cerdeño, 2005). Carlos Rusconi era el único investigador de la institución, trabajó en forma aislada y no formó un equipo de discípulos, lo que probablemente haya contribuido al abandono institucional posterior. En el año 1999, Esperanza Cerdeño, investigadora y especialista en mamíferos cenozoicos, se hizo cargo de la colección de Paleontología del Museo Moyano, dándole un orden apropiado, lo que ha dado lugar a la disponibilidad de la misma para su revisión por la nueva generación de investigadores. Desde el año 2005 y hasta fines de 2012, la autora del presente trabajo se desempeñó como curadora de la colección. La Colección de Paleontología del Museo Moyano alberga tres secciones correspondientes a paleobotánica, paleontología de invertebrados y paleontología de vertebrados, las cuales por sí mismas constituyen colecciones identificadas por las siglas MCNAM-PB, MCNAM-PI y MCNAM-PV, respectivamente. Este trabajo tiene por objetivo dar a conocer a la comunidad científica el acervo de la Colección de Paleobotánica del Museo Moyano, sus características y su perfil actual, con el fin de desarrollar estrategias que permitan conocer su evolución futura, participando a los especialistas a la revisión de sus ejemplares.
rds']