INSUGEO   12554
INSTITUTO SUPERIOR DE CORRELACION GEOLOGICA
Unidad Ejecutora - UE
artículos
Título:
PATRIMONIO HIDROGEOLOGICO Y ASPECTOS HIDROLÓGICOS DE LA CUENCA DEL RIO GASTONA, PROVINCIA DE TUCUMÁN, ARGENTINA.
Autor/es:
GÓNGORA J.M.; SANTILLÁN L.; BUSNELLI J. Y GARCÍA, J.W.
Revista:
Serie Monografica y Didactica Facultad de Cs. Naturales e I.M.l.-UNT
Editorial:
Facultad de Cs. Naturales e IML-UNT
Referencias:
Lugar: Tucuman; Año: 2013 vol. l p. 220 - 220
ISSN:
0327-5868
Resumen:
El patrimonio hidrogeológico se define como ?todos aquellos lugares relacionados con las aguas subterráneas, que teniendo una cierta singularidad, al menos a nivel regional presentan un espacio discreto con el fin que puedan ser visitados y protegidos? Rodríguez-Estrella (2001), de esta manera, los puntos catalogados dentro de este patrimonio presentan características que los hacen únicos, por su rareza, por su historia o por representar las características químicas o hidrodinámicas de una formación acuífera. (Durán, 1999; Martínez-Parra y Murillo, 2002; Martinez-Parra, 2004; Martínez-Parra y Moreno, 2004). Estos recursos renovables son vulnerables a las alteraciones antrópicas, siendo altamente conocidas las contaminaciones producidas en los acuíferos freáticos y en los confinados por infiltraciones de lixiviados de todo tipo o por la sobreexplotación desmesurada sin un planeamiento para asegurar la disponibilidad y calidad del recurso. La modificación aleatoria del Patrimonio Hidrogeológico puede significar una gran pérdida de los recursos de una región. En el presente trabajo se analiza la cuenca del río Gastona, que es un sistema fluvial complejo debido a múltiples factores tales como, el relieve abrupto, el clima estacional con intensas lluvias estivales, los suelos con elevada erodabilidad y la cobertura vegetal fuertemente antropizada. Esta cuenca es representativa de las condiciones de deterioro ambiental de las cuencas hidrográficas del Noroeste Argentino (Busnelli, 2009), y por ello se propone utilizarla como ?piloto? para la delimitación de zonas que deben ser consideradas como Patrimonio Hidrogeológico por su importancia dentro de un sistema hidrológico integral. La cuenca del río Gastona posee un área de unos 1.100 Km2, de los cuales, un 55% de su superficie se emplaza sobre terrenos duros, desfavorables desde el punto de vista hidrogeológico (García, 2005). Para Tineo et. al. (1984) es una subcuenca hidrogeológica que pertenece a la Cuenca Hidrogeológica del Río Salí, y a a la Provincia Hidrogeológica Tucumano-Santiagueña de Sosic y Ruiz Huidobro (1980). Las precipitaciones en la cuenca son variables de Este a Oeste, con valores que van desde los 550 mm en el límite con la provincia de Santiago del Estero, 600 mm en las altas cumbres del Aconquija, hasta los 2400 mm en la zona de laderas de la mencionada sierra. Existe por lo tanto, un superávit hídrico en las laderas bajas y piedemonte e índices de aridez elevados hacia los extremos este y oeste de la cuenca (Busnelli, 2009). La zona de recarga se ubica entre Alpachiri y El Molino, donde el agua infiltrada alcanza grandes profundidades (80-100 m); la zona de conducción se ubica en la llanura intermedia entre El Molino y Los Vega, donde los niveles estáticos son someros (5 a 20 m) y finalmente la zona de descarga de los sistemas acuíferos se ubica en la llanura distal, entre Atahona y Monteagudo, donde hay manantiales y surgencia natural (García, 2005). En este trabajo se propone la elaboración de un mapa de sistematización para la protección de cuencas, basado en información antecedente y en modelos hidrológicos de Busnelli (2009) y García (2005), introduciendo el concepto de Patrimonio Hidrogeológico a la cuenca del Río Gastona.todos aquellos lugares relacionados con las aguas subterráneas, que teniendo una cierta singularidad, al menos a nivel regional presentan un espacio discreto con el fin que puedan ser visitados y protegidos? Rodríguez-Estrella (2001), de esta manera, los puntos catalogados dentro de este patrimonio presentan características que los hacen únicos, por su rareza, por su historia o por representar las características químicas o hidrodinámicas de una formación acuífera. (Durán, 1999; Martínez-Parra y Murillo, 2002; Martinez-Parra, 2004; Martínez-Parra y Moreno, 2004). Estos recursos renovables son vulnerables a las alteraciones antrópicas, siendo altamente conocidas las contaminaciones producidas en los acuíferos freáticos y en los confinados por infiltraciones de lixiviados de todo tipo o por la sobreexplotación desmesurada sin un planeamiento para asegurar la disponibilidad y calidad del recurso. La modificación aleatoria del Patrimonio Hidrogeológico puede significar una gran pérdida de los recursos de una región. En el presente trabajo se analiza la cuenca del río Gastona, que es un sistema fluvial complejo debido a múltiples factores tales como, el relieve abrupto, el clima estacional con intensas lluvias estivales, los suelos con elevada erodabilidad y la cobertura vegetal fuertemente antropizada. Esta cuenca es representativa de las condiciones de deterioro ambiental de las cuencas hidrográficas del Noroeste Argentino (Busnelli, 2009), y por ello se propone utilizarla como ?piloto? para la delimitación de zonas que deben ser consideradas como Patrimonio Hidrogeológico por su importancia dentro de un sistema hidrológico integral. La cuenca del río Gastona posee un área de unos 1.100 Km2, de los cuales, un 55% de su superficie se emplaza sobre terrenos duros, desfavorables desde el punto de vista hidrogeológico (García, 2005). Para Tineo et. al. (1984) es una subcuenca hidrogeológica que pertenece a la Cuenca Hidrogeológica del Río Salí, y a a la Provincia Hidrogeológica Tucumano-Santiagueña de Sosic y Ruiz Huidobro (1980). Las precipitaciones en la cuenca son variables de Este a Oeste, con valores que van desde los 550 mm en el límite con la provincia de Santiago del Estero, 600 mm en las altas cumbres del Aconquija, hasta los 2400 mm en la zona de laderas de la mencionada sierra. Existe por lo tanto, un superávit hídrico en las laderas bajas y piedemonte e índices de aridez elevados hacia los extremos este y oeste de la cuenca (Busnelli, 2009). La zona de recarga se ubica entre Alpachiri y El Molino, donde el agua infiltrada alcanza grandes profundidades (80-100 m); la zona de conducción se ubica en la llanura intermedia entre El Molino y Los Vega, donde los niveles estáticos son someros (5 a 20 m) y finalmente la zona de descarga de los sistemas acuíferos se ubica en la llanura distal, entre Atahona y Monteagudo, donde hay manantiales y surgencia natural (García, 2005). En este trabajo se propone la elaboración de un mapa de sistematización para la protección de cuencas, basado en información antecedente y en modelos hidrológicos de Busnelli (2009) y García (2005), introduciendo el concepto de Patrimonio Hidrogeológico a la cuenca del Río Gastona.Rodríguez-Estrella (2001), de esta manera, los puntos catalogados dentro de este patrimonio presentan características que los hacen únicos, por su rareza, por su historia o por representar las características químicas o hidrodinámicas de una formación acuífera. (Durán, 1999; Martínez-Parra y Murillo, 2002; Martinez-Parra, 2004; Martínez-Parra y Moreno, 2004). Estos recursos renovables son vulnerables a las alteraciones antrópicas, siendo altamente conocidas las contaminaciones producidas en los acuíferos freáticos y en los confinados por infiltraciones de lixiviados de todo tipo o por la sobreexplotación desmesurada sin un planeamiento para asegurar la disponibilidad y calidad del recurso. La modificación aleatoria del Patrimonio Hidrogeológico puede significar una gran pérdida de los recursos de una región. En el presente trabajo se analiza la cuenca del río Gastona, que es un sistema fluvial complejo debido a múltiples factores tales como, el relieve abrupto, el clima estacional con intensas lluvias estivales, los suelos con elevada erodabilidad y la cobertura vegetal fuertemente antropizada. Esta cuenca es representativa de las condiciones de deterioro ambiental de las cuencas hidrográficas del Noroeste Argentino (Busnelli, 2009), y por ello se propone utilizarla como ?piloto? para la delimitación de zonas que deben ser consideradas como Patrimonio Hidrogeológico por su importancia dentro de un sistema hidrológico integral. La cuenca del río Gastona posee un área de unos 1.100 Km2, de los cuales, un 55% de su superficie se emplaza sobre terrenos duros, desfavorables desde el punto de vista hidrogeológico (García, 2005). Para Tineo et. al. (1984) es una subcuenca hidrogeológica que pertenece a la Cuenca Hidrogeológica del Río Salí, y a a la Provincia Hidrogeológica Tucumano-Santiagueña de Sosic y Ruiz Huidobro (1980). Las precipitaciones en la cuenca son variables de Este a Oeste, con valores que van desde los 550 mm en el límite con la provincia de Santiago del Estero, 600 mm en las altas cumbres del Aconquija, hasta los 2400 mm en la zona de laderas de la mencionada sierra. Existe por lo tanto, un superávit hídrico en las laderas bajas y piedemonte e índices de aridez elevados hacia los extremos este y oeste de la cuenca (Busnelli, 2009). La zona de recarga se ubica entre Alpachiri y El Molino, donde el agua infiltrada alcanza grandes profundidades (80-100 m); la zona de conducción se ubica en la llanura intermedia entre El Molino y Los Vega, donde los niveles estáticos son someros (5 a 20 m) y finalmente la zona de descarga de los sistemas acuíferos se ubica en la llanura distal, entre Atahona y Monteagudo, donde hay manantiales y surgencia natural (García, 2005). En este trabajo se propone la elaboración de un mapa de sistematización para la protección de cuencas, basado en información antecedente y en modelos hidrológicos de Busnelli (2009) y García (2005), introduciendo el concepto de Patrimonio Hidrogeológico a la cuenca del Río Gastona.2, de los cuales, un 55% de su superficie se emplaza sobre terrenos duros, desfavorables desde el punto de vista hidrogeológico (García, 2005). Para Tineo et. al. (1984) es una subcuenca hidrogeológica que pertenece a la Cuenca Hidrogeológica del Río Salí, y a a la Provincia Hidrogeológica Tucumano-Santiagueña de Sosic y Ruiz Huidobro (1980). Las precipitaciones en la cuenca son variables de Este a Oeste, con valores que van desde los 550 mm en el límite con la provincia de Santiago del Estero, 600 mm en las altas cumbres del Aconquija, hasta los 2400 mm en la zona de laderas de la mencionada sierra. Existe por lo tanto, un superávit hídrico en las laderas bajas y piedemonte e índices de aridez elevados hacia los extremos este y oeste de la cuenca (Busnelli, 2009). La zona de recarga se ubica entre Alpachiri y El Molino, donde el agua infiltrada alcanza grandes profundidades (80-100 m); la zona de conducción se ubica en la llanura intermedia entre El Molino y Los Vega, donde los niveles estáticos son someros (5 a 20 m) y finalmente la zona de descarga de los sistemas acuíferos se ubica en la llanura distal, entre Atahona y Monteagudo, donde hay manantiales y surgencia natural (García, 2005). En este trabajo se propone la elaboración de un mapa de sistematización para la protección de cuencas, basado en información antecedente y en modelos hidrológicos de Busnelli (2009) y García (2005), introduciendo el concepto de Patrimonio Hidrogeológico a la cuenca del Río Gastona.
rds']