IDIM   12530
INSTITUTO DE INVESTIGACIONES MEDICAS
Unidad Ejecutora - UE
congresos y reuniones científicas
Título:
Correlación clínico-molecular en pacientes con enfermedad relacionada al gen MYH9 en Argentina.
Autor/es:
MARIN OYARZUN CP.; GLEMBOTSKY AC.; MARTA RF.; GOETTE NP.; ESPASANDIN YR.; SAVOIA A.; PECCI A.; MOLINAS FC.; HELLER PG.
Reunión:
Jornada; XII Jornadas Científicas del Instituto Alfredo Lanari; 2013
Resumen:
Las Trombocitopenias Hereditarias (TH) abarcan un grupo heterogéneo de entidades caracterizadas por trombocitopenia, asociada o no a otras manifestaciones hematológicas y/o sistémicas. Dada su baja frecuencia y escaso reconocimiento, es frecuente que sean diagnosticadas erróneamente como Trombocitopenia Inmune (PTI) y que los pacientes reciban tratamientos ineficaces y potencialmente perjudiciales. La enfermedad relacionada al gen MYH9 (MYH9-RD) es una de las TH más frecuentes y se caracteriza por macrotrombocitopenia y riesgo variable de hipoacusia, nefropatía y cataratas. Es causada por la mutación heterocigota del gen MYH9, que codifica para la cadena pesada de la miosina no muscular IIA, lo que induce defectos en la formación de plaquetas. Se ha descripto que las mutaciones en la cabeza motora presentan peor pronóstico que las localizadas en la cola. Nos propusimos caracterizar las alteraciones clínicas y genéticas de pacientes con MYH9-RD y establecer la correlación entre el estudio molecular y el fenotipo clínico. Asimismo, evaluamos la utilidad de la medición del diámetro plaquetario medio (DPM) mediante un software de análisis celular en el diagnóstico diferencial entre MYH9-RD y PTI. Entre 62 pacientes con TH estudiados en el IDIM (2003-2013), se identificaron 21 (11 familias) con MYH9-RD, edad 19 (0-70) años, 13 mujeres. En 33% se realizó diagnóstico inicial de PTI, 7 recibieron corticoides, siendo uno esplenectomizado. La herencia fue autosómica dominante en 76%, mientras que en 24% se presentó de novo. El recuento plaquetario en cámara fue 54x 109/L (12-172), superior al del contador hematológico, 32 x 109/L (2-146), p=0,0002. El diámetro plaquetario medio fue mayor en MYH9-RD vs PTI, 3.98(3.39-7.36) um vs 3.14(2.78-4.72) um, p= 0,0006. Mientras que la expresión de la glicoproteína(GP) IIbIIIa por citometría de flujo se encontró normal o aumentada,en concordancia con el mayor tamaño plaquetario, 39% de los pacientes presentaron disminución relativa de la GPIb, los que presentaron mayor trombocitopenia (p=0,04). El sangrado fue leve a moderado en la mayoría, siendo grado 0, 1, 2, 3 y 4 (score OMS) en 24, 38, 19, 5, 14%, respectivamente. Se observaron inclusiones citoplasmáticas tipo cuerpos de Döhle en extendidos de sangre en 63%, 48% presentó hipoacusia, 25% nefropatía y 12,5% cataratas. El diagnóstico fue confirmado en Italia en todos los casos por la detección de agregados de miosina en neutrófilos mediante inmunofluorescencia con anticuerpo específico y en 19 pacientes, por biología molecular (estudio en curso en 2 pacientes). En 12 casos, las mutaciones se situaron en el cabeza motora y en 7, en la cola. Aquellos con mutaciones en la cabeza vs. la cola presentaron cifras de plaquetas inferiores, 47,8±33 vs 83±30 x 109/L (p=0,03), mayor frecuencia de hipoacusia, 75% vs 14% (p=0,02) y tendencia a mayor compromiso renal, 42% vs 0% (p=0,06), mientras que no hubo diferencias significativas en la expresión de GPIb y el DPM. Estos resultados confirman lo publicado respecto al mayor grado de trombocitopenia y de compromiso extrahematológico en los pacientes con mutaciones en la cabeza y aportan nueva información relativa al análisis de la la GPIb y el DPM, parámetros que no mostraron un patrón diferencial entre ambos grupos. En conclusión, las diferencias halladas en el DPM entre MYH9-RD y PTI sugerirían que este parámetro podría ser útil en el diagnóstico diferencial entre ambas, aunque se debe ampliar la población estudiada para establecer un valor de corte. Considerando que el MYH9-RD constituye la TH más frecuente, se justificaría el estudio de inmunofluorescencia para la miosina en pacientes con macrotrombocitopenia de posible origen genético, siendo éste suficiente para el diagnóstico. Las cifras de plaquetas inferiores en pacientes con disminución de GPIb, molécula con rol central en la trombopoyesis, sugiere que este defecto podría contribuir a la trombocitopenia. Acorde a la literatura, el estudio molecular tiene importancia pronóstica y establece la necesidad de un seguimiento más estrecho en pacientes con mutaciones en la región motora.
rds']