INENCO   05446
INSTITUTO DE INVESTIGACIONES EN ENERGIA NO CONVENCIONAL
Unidad Ejecutora - UE
congresos y reuniones científicas
Título:
CARACTERIZACIÓN DEL TRAMO LOS MORROS. ZONA DE CIZALLA OVEJERÍA. SIERRA DE QUILMES. CATAMARCA. ARGENTINA
Autor/es:
FUENTES, M.G.; BECCHIO, R. A.; SUZAÑO, N.; SOLA, ALFONSO M.; FINCH, M.; WEINBERG, R.; HASALOVÁ, PAVLINA
Lugar:
Córdoba
Reunión:
Congreso; XIX CONGRESO GEOLÓGICO ARGENTINO; 2014
Resumen:
La zona de cizalla Ovejería (ZoCO), definida por Fuentes et al. (2012), corresponde a una importante zona de deformación dúctil de espesor kilométrico, ubicada en el sector noroccidental de la sierra de Quilmes (SQ). En este trabajo se aportan nuevos datos sobre características litológicas y geométricas a partir de observaciones de campo llevadas a cabo recientemente en el borde oeste de la SQ y el faldeo oriental de la sierra de Chango Real. La SQ, extremo noroeste de las sierras Pampeanas, es un complejo metamórfico de 140 km de largo poli-deformado y poli-metamorfizado durante la orogenia Famatiniana, compuesto por esquistos, gneisses, migmatitas, granitos y diques pegmatíticos. Los eventos tectonos/metamórficos ocurrieron durante el Paleozoico inferior (Toselli et al., 1978; Becchio, et al., 1999; Büttner et al., 2005). El protolito principal corresponde a rocas metasedimentarias que han sido interpretadas como equivalentes de alto grado de la Formación Puncoviscana del Neoproterizoico-Cámbrico inferior (Jezek et al., 1985). Las zonas de alta deformación dúctil constituyen un rasgo estructural mayor del basamento neoproterozoico-eopaleozoico de la Puna de Salta y Catamarca y de su contrafuerte oriental (Hongn y Becchio, 1999). Las zonas de cizalla descriptas en la SQ (Fuentes et al., 2012; Finch et al., 2012; Piñan Llamas et al., 2010) son zonas de deformación dúctil, de importante expresión areal y con una compleja historia evolutiva, Teniendo en cuenta sus dimensiones y características estarían vinculadas a un evento a escala orogénica durante el Paleozoico inferior. Entre el paraje San Antonio del Cajón y Ovejería, Salas et al. (2012) mencionan la presencia de zonas de deformación dúctil vinculadas a dos cuerpos graníticos: granodiorita El Cajón y granito San Antonio. Las fajas de deformación dúctil de las facies de grano grueso del granito San Antonio varían desde espesores de pocos centímetros a métricos y tienen rumbo N-S con buzamiento al O (Ls: 350/70, 318/40) respondiendo a movimientos normales. También, en este trabajo se define una unidad de protomilonitas, que aflora hacia el sector norte del Granito San Antonio, desarrollada en granitos con intrusivos pegmatíticos concordantes con la foliación milonítica (Dbz: 060/70, 070/75, 058/65) y cinemática inversa. La ZoCO involucra diferentes unidades: graníticas (Granito San Antonio y Ovejería), migmatiticas, metasedimentarias y diques pegmatíticos, generando protomilonitas, milonitas, y ultramilonitas (Figura 1, a, b y c). Comprende una zona de deformación de alta temperatura, registrado en bordes recristalizados de Kfs y orientación preferencial de los ejes [c] de los granos que forman cintas de Qtz, siguiendo la cinemática de la deformación principal. En base a la cinemática, la ZoCO se divide en dos tramos: norte y sur. El tramo norte, corresponde a una estructura dúctil con componente de rumbo sinestral, mientras que el tramo sur, tiene un movimiento con sentido inverso y transporte tectónico hacia el oeste.En base a recientes trabajos de campo se define un nuevo tramo, denominado Los Morros, hacia el oeste de la ZoCO. El tramo Los Morros aflora en el sector noroeste del paraje Ovejería y se extiende hacia el sur, sobre el faldeo oriental de la sierra de Chango Real. Se trata de unidades deformadas dúctilmente sobre metasedimentitas de bajo a medio grado (filitas y esquistos inyectados), granitos (Granito Los Morros) y pegmatitas. La unidad de mayor expresión areal corresponde a zonas de milonitas en el Granito Los Morros, compuesto por Kfs, Qtz, Pl, Bt y Ms. Este granito esta carcaterizado por abundantes enclaves microgranulares subredondeados, diques de pegmatitas y aplitas turmaliníferas, ambos aboudinados y desmembrados. El contacto occidental del granito Los Morros es neto, con unidades de esquistos cuarzo-biotíticos y filitas, mientras que hacia el este está cubierto por secuencias terciarias y cuaternarias. El tramo Los Morros se compone de protomilonitas, milonitas y ultramilonitas. La foliación milonítica principal es N-S con buzamientos al oeste entre ~40° y 60°. Las lineaciones registradas son variables, en el sur corresponden a 200°/55° mientras que hacia el norte son de 280°/60° y 296°/30°. Los indicadores cinemáticos (estructuras tipo sigma y estructuras S-C) señalan transporte tectónico hacia el Oeste, con movimiento normal. En la zona central de este tramo, se observa un aumento en el ángulo de buzamiento (~70°-80°) e inversión localizada del buzamiento del plano de foliación. Se destaca también la presencia de zonas discretas de alta deformación (high strain deformation ? HSD) evidenciada por la presencia de ultramilonitas de poco espesor (10 ? 20 cm). La relación entre las fábricas planar y lineal, en conjunto con la cinemática de cada tramo, permite describir el desarrollo de una zona de cizalla compuesta, de geometría anastomosada, que alcanza espesores kilométricos (aprox. 10 km). El tramo norte, corresponde a una estructura con componente de rumbo sinestral, el tramo sur tiene un movimiento con sentido inverso, mientras que el tramo Los Morros, responde a una cinemática normal dominante. A pesar de las variaciones en los planos de foliación y la cinemática, el desplazamiento principal se mantiene constante hacia el oeste. De acuerdo a los datos analizados hasta el momento, las tres secciones (Norte, Sur y los Morros) son similares en cuanto al protolito y condiciones P-T de la deformación. El mecanismo de deformación puede ser interpretado como parte de un mismo sistema de cizallamiento simple con zonas de inflexión y plegamiento de los planos. Las zonas de HSD acomodan la deformación con diseño anastomosado a lo largo de toda la estructura. En base al análisis de xenolitos y enclaves en las unidades graníticas, se considera que el evento de deformación habría funcionado durante un período relativamente largo de tiempo, entre el emplazamiento de la Granodiorita El Cajón en secuencias de grado medio, hasta la intrusión del Granito Ovejería. En cuanto al granito Los Morros, no se observan evidencias de temporalidad relativa hasta el momento. Considerando la falta de conocimiento sobre la evolución tectónica de las zonas de cizalla para las Sierras Pampeanas septentrionales, surge la necesidad de continuar con estudios petrológicos, microestructurales y geocronológicos. De esta manera, se podrían proponer hipótesis más confiables sobre rol de las zonas de cizallas en los dominios estructurales dúctiles y el control del magmatismo asociado.
rds']