ILPLA   05424
INSTITUTO DE LIMNOLOGIA "DR. RAUL A. RINGUELET"
Unidad Ejecutora - UE
artículos
Título:
El tóxico nuestro de cada día
Autor/es:
BARTEL L; FANELLI S.L.; POGGIO HERRERO, I.V.
Revista:
Contexto Universitario
Editorial:
Unlpam
Referencias:
Lugar: Santa Rosa. La Pampa; Año: 2015 vol. 41 p. 11 - 11
ISSN:
1852-7116
Resumen:
Muchas ocupaciones, profesiones y diversas disciplinas científicas implican la manipulación de sustancias químicas peligrosas. También las utilizamos diariamente en el ámbito hogareño. ¡Sí, en casa también las manipulamos! De esta manera, en nuestras actividades cotidianas nos exponemos a una gran variedad de sustancias, así como liberamos al medioambiente otra cantidad, convirtiéndose en el reservorio final de sus residuos o derivados. Dada la variedad y complejidad que éstas presentan, es necesario establecer algunos criterios que nos permitan diferenciarlas entre sí, saber de su potencial peligro y del riesgo de la exposición a ellas. Partiendo de una premisa de la toxicología clásica, decimos que ?la dosis hace al veneno?, o sea, todas las sustancias pueden ser ?venenosas? si nos exponemos a ellas en una dosis o cantidad suficiente. Pero la dosis no es el único factor importante. El mecanismo por el cual ejerce su efecto, el tiempo que requiere y la vía de entrada al organismo también influyen en la magnitud del daño que pudiera ejercer una sustancia dada. Para evitar que la exposición continua a distintas sustancias produzca un efecto indeseado, existen regulaciones que definen valores límites permitidos que han sido definidos en base a múltiples estudios. Éstos aseguran que una exposición diaria a lo largo de toda la vida no represente un riesgo apreciable y se aplican por ejemplo a los aditivos alimentarios, a las sustancias químicas presentes en un ambiente laboral determinado, cosméticos, medicamentos, pesticidas, productos de limpieza, el agua potable o a los efluentes cloacales. También importa la manera en que estas sustancias se utilizan. Los accidentes laborales o domésticos se producen frecuentemente por el uso incorrecto de sustancias químicas peligrosas (por no usar protección personal, aplicación incorrecta de pesticidas, automedicación). En otros casos, la exposición crónica a bajas concentraciones de sustancias que no tenemos presente pueden generar enfermedades ocupacionales, ambientales y otras.
rds']