CINDECA   05422
CENTRO DE INVESTIGACION Y DESARROLLO EN CIENCIAS APLICADAS "DR. JORGE J. RONCO"
Unidad Ejecutora - UE
congresos y reuniones científicas
Título:
¿Pueden inducirse procesos fotoquímicos abióticos para la desinfección y detoxificación en aguas subterráneas naturales?
Autor/es:
JANETH SANABRIA; JULIAN RENGIFO; HECTOR MARIO GUTIERREZ ZAPATA
Reunión:
Encuentro; Tercer encuentro de investigadores en formación en recursos hídricos IFRH 2016; 2016
Resumen:
En este trabajo se usaron efluentes subterráneos reales provenientes de un área rural enColombia. Posteriormente a estos efluentes se les adicionó separadamente una cepa bacteriana de Escherichia coli K12 en una concentración cercana a los 107?106 UFC mL-1 y una concentración de 24.3 mg L-1 de ácido 2,4-diclorofenoxiáceitco, conocido como 2,4-D, uno de los herbicidas más utilizados y con una alta solubilidad en agua a fin de simular una contaminación microbiológica y química respectivamente. Cabe destacar que estas aguas ya contienen naturalmente hierro en una concentración cercana a 0.3 mg L-1.Posteriormente se adicionó 10 mg L-1 de H2O2 y se irradió (300 W m-2) con un simulador solar. Los microorganismos fueron cuantificados a través de dos procedimientos, cultivabilidad, usando técnicas convencionales de conteo en placa (CP) y viabilidad usando recuento directo de células viables-Hibridación Fluorescente in situ (DVC-FISH). El 2,4-D fue cuantificado usando cromatografía líquida de HPLC.Los resultados obtenidos revelaron que fueron necesarios 60 min de irradiación solar simulada para reducir completamente la cultivabilidad de las células de E. coli K-12 mientras que para reducir totalmente su viabilidad, fueron requeridos 360 min. Esta disminución tanto en viabilidad como en cultivabilidad puede ser el resultado de procesos fotoquímicos entre los que podemos encontrar los procesos foto-Fenton, inducidos en el medio natural por la adición de peróxido de hidrogeno y la irradiación solar simulada, los cuales generan radicales hidroxilo altamente oxidantes, capaces de atacar a los microorganismos. Por otro lado, el 75.2% del 2,4-D adicionado fue degradada luego 180 minutos de irradiación solar simulada. Se detectó por HPLC, en los primero minutos de la reacción, la formación de su principal subproducto de degradación, el 2,4-diclorofenol (2,4-DCP), el cual también fue posteriormente degradado. Esto demuestra que la utilización de luz solar y de hierro naturalmente presente puede ser una alternativa promisoria para detoxificar y desinfectar aguas subterráneas.
rds']