CEVE   05368
CENTRO EXPERIMENTAL DE LA VIVIENDA ECONOMICA
Unidad Ejecutora - UE
congresos y reuniones científicas
Título:
Tecnología ambientalista para la construcción utilizando plástico reciclado, para viviendas de interés social.
Autor/es:
GAGGINO ROSANA; BERRETTA HORACIO; ARGUELLO RICARDO
Lugar:
Bernal, Quilmes, Provincia de Buenos Aires
Reunión:
Congreso; Primer Congreso Argentino de Estudios Sociales de la Ciencia y la Tecnología.; 2007
Institución organizadora:
Universidad Nacional de Quilmes
Resumen:
Las tecnologías para la construcción siempre han generado impacto ambiental en todas sus etapas: durante la extracción de materiales, la fabricación de los componentes, la construcción de los edificios, y su posterior demolición. La construcción implica el consumo de recursos naturales en algunos casos no renovables, el gasto de energía, contaminación por las emisiones, y generación de residuos. Tradicionalmente las viviendas en nuestro país se construyen en su mayoría con las siguientes tecnologías: -          Mampostería de ladrillo común. -          Mampostería de bloques de hormigón comunes. -          Mampostería de ladrillos cerámicos huecos. Dentro de ellas se destaca la primera, que debe su gran aceptación a las buenas cualidades físicas, bajo costo relativo y buena apariencia. No obstante, su forma de producción, a partir de la extracción de la capa de tierra superficial fértil (humus), y posterior cocción en grandes hornos a cielo abierto, constituye un verdadero desastre ecológico que es necesario corregir, porque produce: desertificación del suelo, contaminación atmosférica (por el humo generado), y tala de árboles leña necesaria para el horno. Esta tecnología se orienta a contribuir a la solución del déficit habitacional de viviendas sociales del país, motivo por el cual, ofrece una alternativa para la realización de mampuestos económicos que puedan ser producidos sin consecuencias ambientales negativas. Se utilizan como materia prima principal materiales plásticos reciclados procedentes de envases descartables de bebidas, y de envoltorios de alimentos. Se puede decir que se trata de una tecnología “limpia y limpiadora”, porque los procedimientos de fabricación son no contaminantes, y porque se utilizan residuos como materia prima. Aprovechar materiales de descarte ayuda a preservar la calidad del medio ambiente, ya que se evita el enterramiento, quema o acumulación de los mismos en basurales. También se ha buscado un ahorro energético, puesto que estos materiales plásticos ofrecen una mayor aislación térmica que otros tradicionales, con lo cual se economiza en la climatización de la vivienda. Por otra parte, el reciclado de materiales de descarte, y la producción de elementos constructivos utilizando una tecnología sencilla, generan nuevas fuentes de trabajos para pobladores de escasos recursos, por lo que esta tecnología tiene también un objetivo social. Las tecnologías que se utilizan tradicionalmente en nuestra región para la construcción de cerramientos de viviendas aplican elementos constructivos que no son producidos por auto-constructores sino por fábricas o cortaderos de ladrillos. Los mismos disponen de terreno, instalaciones, maquinaria y materia prima necesarios, inalcanzables para el auto-constructor. Este, entonces, compra los elementos constructivos y con ellos levanta su vivienda. Esta tecnología, en cambio, pone en manos del mismo auto-constructor la fabricación de los mampuestos y placas que utilizará para levantar su casa, por utilizar sencillos procedimientos, por no requerir maquinarias caras,  por no necesitar terreno de donde extraer materia prima, ni grandes instalaciones para procesarla. Para el desarrollo de esta investigación se utilizó una metodología integrada de Investigación – Acción, que implica la ejecución Inter-disciplinaria y grupal de tareas de gabinete y campo, con evaluaciones cíclicas capaces de ir generando un retorno para retro-alimento de la investigación.
rds']