MACNBR   00242
MUSEO ARGENTINO DE CIENCIAS NATURALES "BERNARDINO RIVADAVIA"
Unidad Ejecutora - UE
artículos
Título:
Las principales discordancias del Mesozoico de la Cuenca Neuquina según observaciones de superficie
Autor/es:
LEANZA HÉCTOR A.
Revista:
Revista del Museo Argentino de Ciencias Naturales
Editorial:
SIGMA
Referencias:
Lugar: Buenos Aires; Año: 2009 vol. 11 p. 145 - 145
ISSN:
1514-5158
Resumen:
Resumen: En esta contribución se ofrece una reseña general de las principales discordancias que produjeron rupturas de orden mayor durante la evolución del relleno sedimentario del Mesozoico de la Cuenca Neuquina. Teniendo en cuenta su jerarquía, se las categoriza en tres grupos, a saber: 1) discordancias maestras ampliamente distribuidas en toda la cuenca; 2) discordancias «intracuyanas» vinculadas a la Dorsal de Huincul, y 3) discordancias «intraprecuyanas» restringidas a depocentros aislados. Teniendo en cuenta aspectos tectónicos, eustáticos, paleoclimáticos y/o paleontológicos de las sedimentitas infra- y suprayacentes a cada una de las discordancias, se brindan precisiones acerca de su edad. El número de discordancias maestras reconocidas alcanza a 10, a saber: Huárpica (Intratriásica), Rioatuélica (Intraliásica), Loténica (Intracalloviana), Araucánica (ca. límite Oxfordiano/Kimmeridgiano), Huncálica (Intravalanginiana), Coihuéquica (Intrahauteriviana), Pampatrílica (Intrabarremiana), Pichineuquénica (Intraaptiana), Patagonídica (ca. límite Albiano/Cenomaniano) y Huantráiquica (Intracampaniana). En relación con el área vinculada a la Dorsal de Huincul, se identificaron tres discordancias «intracuyanas», a saber: la Intratoarciana, sólo reconocida en subsuelo, la Seguélica (Intrabajociana 1) y la Lohanmahuídica (Intrabajociana 2). Sin embargo, la influencia de estas discordancias disminuye en áreas septentrionales a medida que aumenta la distancia con respecto al citado elemento morfoestructural. Las discordancias «intraprecuyanas» registradas en los depocentros de la cordillera del Viento y Chachil son de carácter local y menor jerarquía. Son el resultado de breves interrupciones en el relleno volcano-sedimentario de esos hemigrábenes. Dada su restricción geográfica a los citados depocentros, no se asignaron nombres formales para estas discordancias. Definidas las discordancias maestras, se presenta un listado en tres tablas de las distintas unidades formacionales genéticamente relacionadas comprendidas entre ellas, empleando la clásica categorización litoestratigráfica de Grupos, que básicamente coinciden con el concepto de unidades tectosedimentarias (UTS). Los resultados obtenidos llevan a esbozar algunas nuevas ideas con respecto a la evolución de la Cuenca Neuquina y llamar la atención sobre problemas nomenclaturales todavía abiertos. y Huantráiquica (Intracampaniana). En relación con el área vinculada a la Dorsal de Huincul, se identificaron tres discordancias «intracuyanas», a saber: la Intratoarciana, sólo reconocida en subsuelo, la Seguélica (Intrabajociana 1) y la Lohanmahuídica (Intrabajociana 2). Sin embargo, la influencia de estas discordancias disminuye en áreas septentrionales a medida que aumenta la distancia con respecto al citado elemento morfoestructural. Las discordancias «intraprecuyanas» registradas en los depocentros de la cordillera del Viento y Chachil son de carácter local y menor jerarquía. Son el resultado de breves interrupciones en el relleno volcano-sedimentario de esos hemigrábenes. Dada su restricción geográfica a los citados depocentros, no se asignaron nombres formales para estas discordancias. Definidas las discordancias maestras, se presenta un listado en tres tablas de las distintas unidades formacionales genéticamente relacionadas comprendidas entre ellas, empleando la clásica categorización litoestratigráfica de Grupos, que básicamente coinciden con el concepto de unidades tectosedimentarias (UTS). Los resultados obtenidos llevan a esbozar algunas nuevas ideas con respecto a la evolución de la Cuenca Neuquina y llamar la atención sobre problemas nomenclaturales todavía abiertos. y Huantráiquica (Intracampaniana). En relación con el área vinculada a la Dorsal de Huincul, se identificaron tres discordancias «intracuyanas», a saber: la Intratoarciana, sólo reconocida en subsuelo, la Seguélica (Intrabajociana 1) y la Lohanmahuídica (Intrabajociana 2). Sin embargo, la influencia de estas discordancias disminuye en áreas septentrionales a medida que aumenta la distancia con respecto al citado elemento morfoestructural. Las discordancias «intraprecuyanas» registradas en los depocentros de la cordillera del Viento y Chachil son de carácter local y menor jerarquía. Son el resultado de breves interrupciones en el relleno volcano-sedimentario de esos hemigrábenes. Dada su restricción geográfica a los citados depocentros, no se asignaron nombres formales para estas discordancias. Definidas las discordancias maestras, se presenta un listado en tres tablas de las distintas unidades formacionales genéticamente relacionadas comprendidas entre ellas, empleando la clásica categorización litoestratigráfica de Grupos, que básicamente coinciden con el concepto de unidades tectosedimentarias (UTS). Los resultados obtenidos llevan a esbozar algunas nuevas ideas con respecto a la evolución de la Cuenca Neuquina y llamar la atención sobre problemas nomenclaturales todavía abiertos. y Huantráiquica (Intracampaniana). En relación con el área vinculada a la Dorsal de Huincul, se identificaron tres discordancias «intracuyanas», a saber: la Intratoarciana, sólo reconocida en subsuelo, la Seguélica (Intrabajociana 1) y la Lohanmahuídica (Intrabajociana 2). Sin embargo, la influencia de estas discordancias disminuye en áreas septentrionales a medida que aumenta la distancia con respecto al citado elemento morfoestructural. Las discordancias «intraprecuyanas» registradas en los depocentros de la cordillera del Viento y Chachil son de carácter local y menor jerarquía. Son el resultado de breves interrupciones en el relleno volcano-sedimentario de esos hemigrábenes. Dada su restricción geográfica a los citados depocentros, no se asignaron nombres formales para estas discordancias. Definidas las discordancias maestras, se presenta un listado en tres tablas de las distintas unidades formacionales genéticamente relacionadas comprendidas entre ellas, empleando la clásica categorización litoestratigráfica de Grupos, que básicamente coinciden con el concepto de unidades tectosedimentarias (UTS). Los resultados obtenidos llevan a esbozar algunas nuevas ideas con respecto a la evolución de la Cuenca Neuquina y llamar la atención sobre problemas nomenclaturales todavía abiertos. Pampatrílica (Intrabarremiana), Pichineuquénica (Intraaptiana), Patagonídica (ca. límite Albiano/Cenomaniano) y Huantráiquica (Intracampaniana). En relación con el área vinculada a la Dorsal de Huincul, se identificaron tres discordancias «intracuyanas», a saber: la Intratoarciana, sólo reconocida en subsuelo, la Seguélica (Intrabajociana 1) y la Lohanmahuídica (Intrabajociana 2). Sin embargo, la influencia de estas discordancias disminuye en áreas septentrionales a medida que aumenta la distancia con respecto al citado elemento morfoestructural. Las discordancias «intraprecuyanas» registradas en los depocentros de la cordillera del Viento y Chachil son de carácter local y menor jerarquía. Son el resultado de breves interrupciones en el relleno volcano-sedimentario de esos hemigrábenes. Dada su restricción geográfica a los citados depocentros, no se asignaron nombres formales para estas discordancias. Definidas las discordancias maestras, se presenta un listado en tres tablas de las distintas unidades formacionales genéticamente relacionadas comprendidas entre ellas, empleando la clásica categorización litoestratigráfica de Grupos, que básicamente coinciden con el concepto de unidades tectosedimentarias (UTS). Los resultados obtenidos llevan a esbozar algunas nuevas ideas con respecto a la evolución de la Cuenca Neuquina y llamar la atención sobre problemas nomenclaturales todavía abiertos. y Huantráiquica (Intracampaniana). En relación con el área vinculada a la Dorsal de Huincul, se identificaron tres discordancias «intracuyanas», a saber: la Intratoarciana, sólo reconocida en subsuelo, la Seguélica (Intrabajociana 1) y la Lohanmahuídica (Intrabajociana 2). Sin embargo, la influencia de estas discordancias disminuye en áreas septentrionales a medida que aumenta la distancia con respecto al citado elemento morfoestructural. Las discordancias «intraprecuyanas» registradas en los depocentros de la cordillera del Viento y Chachil son de carácter local y menor jerarquía. Son el resultado de breves interrupciones en el relleno volcano-sedimentario de esos hemigrábenes. Dada su restricción geográfica a los citados depocentros, no se asignaron nombres formales para estas discordancias. Definidas las discordancias maestras, se presenta un listado en tres tablas de las distintas unidades formacionales genéticamente relacionadas comprendidas entre ellas, empleando la clásica categorización litoestratigráfica de Grupos, que básicamente coinciden con el concepto de unidades tectosedimentarias (UTS). Los resultados obtenidos llevan a esbozar algunas nuevas ideas con respecto a la evolución de la Cuenca Neuquina y llamar la atención sobre problemas nomenclaturales todavía abiertos. y Huantráiquica (Intracampaniana). En relación con el área vinculada a la Dorsal de Huincul, se identificaron tres discordancias «intracuyanas», a saber: la Intratoarciana, sólo reconocida en subsuelo, la Seguélica (Intrabajociana 1) y la Lohanmahuídica (Intrabajociana 2). Sin embargo, la influencia de estas discordancias disminuye en áreas septentrionales a medida que aumenta la distancia con respecto al citado elemento morfoestructural. Las discordancias «intraprecuyanas» registradas en los depocentros de la cordillera del Viento y Chachil son de carácter local y menor jerarquía. Son el resultado de breves interrupciones en el relleno volcano-sedimentario de esos hemigrábenes. Dada su restricción geográfica a los citados depocentros, no se asignaron nombres formales para estas discordancias. Definidas las discordancias maestras, se presenta un listado en tres tablas de las distintas unidades formacionales genéticamente relacionadas comprendidas entre ellas, empleando la clásica categorización litoestratigráfica de Grupos, que básicamente coinciden con el concepto de unidades tectosedimentarias (UTS). Los resultados obtenidos llevan a esbozar algunas nuevas ideas con respecto a la evolución de la Cuenca Neuquina y llamar la atención sobre problemas nomenclaturales todavía abiertos. y Huantráiquica (Intracampaniana). En relación con el área vinculada a la Dorsal de Huincul, se identificaron tres discordancias «intracuyanas», a saber: la Intratoarciana, sólo reconocida en subsuelo, la Seguélica (Intrabajociana 1) y la Lohanmahuídica (Intrabajociana 2). Sin embargo, la influencia de estas discordancias disminuye en áreas septentrionales a medida que aumenta la distancia con respecto al citado elemento morfoestructural. Las discordancias «intraprecuyanas» registradas en los depocentros de la cordillera del Viento y Chachil son de carácter local y menor jerarquía. Son el resultado de breves interrupciones en el relleno volcano-sedimentario de esos hemigrábenes. Dada su restricción geográfica a los citados depocentros, no se asignaron nombres formales para estas discordancias. Definidas las discordancias maestras, se presenta un listado en tres tablas de las distintas unidades formacionales genéticamente relacionadas comprendidas entre ellas, empleando la clásica categorización litoestratigráfica de Grupos, que básicamente coinciden con el concepto de unidades tectosedimentarias (UTS). Los resultados obtenidos llevan a esbozar algunas nuevas ideas con respecto a la evolución de la Cuenca Neuquina y llamar la atención sobre problemas nomenclaturales todavía abiertos. Pampatrílica (Intrabarremiana), Pichineuquénica (Intraaptiana), Patagonídica (ca. límite Albiano/Cenomaniano) y Huantráiquica (Intracampaniana). En relación con el área vinculada a la Dorsal de Huincul, se identificaron tres discordancias «intracuyanas», a saber: la Intratoarciana, sólo reconocida en subsuelo, la Seguélica (Intrabajociana 1) y la Lohanmahuídica (Intrabajociana 2). Sin embargo, la influencia de estas discordancias disminuye en áreas septentrionales a medida que aumenta la distancia con respecto al citado elemento morfoestructural. Las discordancias «intraprecuyanas» registradas en los depocentros de la cordillera del Viento y Chachil son de carácter local y menor jerarquía. Son el resultado de breves interrupciones en el relleno volcano-sedimentario de esos hemigrábenes. Dada su restricción geográfica a los citados depocentros, no se asignaron nombres formales para estas discordancias. Definidas las discordancias maestras, se presenta un listado en tres tablas de las distintas unidades formacionales genéticamente relacionadas comprendidas entre ellas, empleando la clásica categorización litoestratigráfica de Grupos, que básicamente coinciden con el concepto de unidades tectosedimentarias (UTS). Los resultados obtenidos llevan a esbozar algunas nuevas ideas con respecto a la evolución de la Cuenca Neuquina y llamar la atención sobre problemas nomenclaturales todavía abiertos. y Huantráiquica (Intracampaniana). En relación con el área vinculada a la Dorsal de Huincul, se identificaron tres discordancias «intracuyanas», a saber: la Intratoarciana, sólo reconocida en subsuelo, la Seguélica (Intrabajociana 1) y la Lohanmahuídica (Intrabajociana 2). Sin embargo, la influencia de estas discordancias disminuye en áreas septentrionales a medida que aumenta la distancia con respecto al citado elemento morfoestructural. Las discordancias «intraprecuyanas» registradas en los depocentros de la cordillera del Viento y Chachil son de carácter local y menor jerarquía. Son el resultado de breves interrupciones en el relleno volcano-sedimentario de esos hemigrábenes. Dada su restricción geográfica a los citados depocentros, no se asignaron nombres formales para estas discordancias. Definidas las discordancias maestras, se presenta un listado en tres tablas de las distintas unidades formacionales genéticamente relacionadas comprendidas entre ellas, empleando la clásica categorización litoestratigráfica de Grupos, que básicamente coinciden con el concepto de unidades tectosedimentarias (UTS). Los resultados obtenidos llevan a esbozar algunas nuevas ideas con respecto a la evolución de la Cuenca Neuquina y llamar la atención sobre problemas nomenclaturales todavía abiertos. y Huantráiquica (Intracampaniana). En relación con el área vinculada a la Dorsal de Huincul, se identificaron tres discordancias «intracuyanas», a saber: la Intratoarciana, sólo reconocida en subsuelo, la Seguélica (Intrabajociana 1) y la Lohanmahuídica (Intrabajociana 2). Sin embargo, la influencia de estas discordancias disminuye en áreas septentrionales a medida que aumenta la distancia con respecto al citado elemento morfoestructural. Las discordancias «intraprecuyanas» registradas en los depocentros de la cordillera del Viento y Chachil son de carácter local y menor jerarquía. Son el resultado de breves interrupciones en el relleno volcano-sedimentario de esos hemigrábenes. Dada su restricción geográfica a los citados depocentros, no se asignaron nombres formales para estas discordancias. Definidas las discordancias maestras, se presenta un listado en tres tablas de las distintas unidades formacionales genéticamente relacionadas comprendidas entre ellas, empleando la clásica categorización litoestratigráfica de Grupos, que básicamente coinciden con el concepto de unidades tectosedimentarias (UTS). Los resultados obtenidos llevan a esbozar algunas nuevas ideas con respecto a la evolución de la Cuenca Neuquina y llamar la atención sobre problemas nomenclaturales todavía abiertos. y Huantráiquica (Intracampaniana). En relación con el área vinculada a la Dorsal de Huincul, se identificaron tres discordancias «intracuyanas», a saber: la Intratoarciana, sólo reconocida en subsuelo, la Seguélica (Intrabajociana 1) y la Lohanmahuídica (Intrabajociana 2). Sin embargo, la influencia de estas discordancias disminuye en áreas septentrionales a medida que aumenta la distancia con respecto al citado elemento morfoestructural. Las discordancias «intraprecuyanas» registradas en los depocentros de la cordillera del Viento y Chachil son de carácter local y menor jerarquía. Son el resultado de breves interrupciones en el relleno volcano-sedimentario de esos hemigrábenes. Dada su restricción geográfica a los citados depocentros, no se asignaron nombres formales para estas discordancias. Definidas las discordancias maestras, se presenta un listado en tres tablas de las distintas unidades formacionales genéticamente relacionadas comprendidas entre ellas, empleando la clásica categorización litoestratigráfica de Grupos, que básicamente coinciden con el concepto de unidades tectosedimentarias (UTS). Los resultados obtenidos llevan a esbozar algunas nuevas ideas con respecto a la evolución de la Cuenca Neuquina y llamar la atención sobre problemas nomenclaturales todavía abiertos. Pampatrílica (Intrabarremiana), Pichineuquénica (Intraaptiana), Patagonídica (ca. límite Albiano/Cenomaniano) y Huantráiquica (Intracampaniana). En relación con el área vinculada a la Dorsal de Huincul, se identificaron tres discordancias «intracuyanas», a saber: la Intratoarciana, sólo reconocida en subsuelo, la Seguélica (Intrabajociana 1) y la Lohanmahuídica (Intrabajociana 2). Sin embargo, la influencia de estas discordancias disminuye en áreas septentrionales a medida que aumenta la distancia con respecto al citado elemento morfoestructural. Las discordancias «intraprecuyanas» registradas en los depocentros de la cordillera del Viento y Chachil son de carácter local y menor jerarquía. Son el resultado de breves interrupciones en el relleno volcano-sedimentario de esos hemigrábenes. Dada su restricción geográfica a los citados depocentros, no se asignaron nombres formales para estas discordancias. Definidas las discordancias maestras, se presenta un listado en tres tablas de las distintas unidades formacionales genéticamente relacionadas comprendidas entre ellas, empleando la clásica categorización litoestratigráfica de Grupos, que básicamente coinciden con el concepto de unidades tectosedimentarias (UTS). Los resultados obtenidos llevan a esbozar algunas nuevas ideas con respecto a la evolución de la Cuenca Neuquina y llamar la atención sobre problemas nomenclaturales todavía abiertos. y Huantráiquica (Intracampaniana). En relación con el área vinculada a la Dorsal de Huincul, se identificaron tres discordancias «intracuyanas», a saber: la Intratoarciana, sólo reconocida en subsuelo, la Seguélica (Intrabajociana 1) y la Lohanmahuídica (Intrabajociana 2). Sin embargo, la influencia de estas discordancias disminuye en áreas septentrionales a medida que aumenta la distancia con respecto al citado elemento morfoestructural. Las discordancias «intraprecuyanas» registradas en los depocentros de la cordillera del Viento y Chachil son de carácter local y menor jerarquía. Son el resultado de breves interrupciones en el relleno volcano-sedimentario de esos hemigrábenes. Dada su restricción geográfica a los citados depocentros, no se asignaron nombres formales para estas discordancias. Definidas las discordancias maestras, se presenta un listado en tres tablas de las distintas unidades formacionales genéticamente relacionadas comprendidas entre ellas, empleando la clásica categorización litoestratigráfica de Grupos, que básicamente coinciden con el concepto de unidades tectosedimentarias (UTS). Los resultados obtenidos llevan a esbozar algunas nuevas ideas con respecto a la evolución de la Cuenca Neuquina y llamar la atención sobre problemas nomenclaturales todavía abiertos. y Huantráiquica (Intracampaniana). En relación con el área vinculada a la Dorsal de Huincul, se identificaron tres discordancias «intracuyanas», a saber: la Intratoarciana, sólo reconocida en subsuelo, la Seguélica (Intrabajociana 1) y la Lohanmahuídica (Intrabajociana 2). Sin embargo, la influencia de estas discordancias disminuye en áreas septentrionales a medida que aumenta la distancia con respecto al citado elemento morfoestructural. Las discordancias «intraprecuyanas» registradas en los depocentros de la cordillera del Viento y Chachil son de carácter local y menor jerarquía. Son el resultado de breves interrupciones en el relleno volcano-sedimentario de esos hemigrábenes. Dada su restricción geográfica a los citados depocentros, no se asignaron nombres formales para estas discordancias. Definidas las discordancias maestras, se presenta un listado en tres tablas de las distintas unidades formacionales genéticamente relacionadas comprendidas entre ellas, empleando la clásica categorización litoestratigráfica de Grupos, que básicamente coinciden con el concepto de unidades tectosedimentarias (UTS). Los resultados obtenidos llevan a esbozar algunas nuevas ideas con respecto a la evolución de la Cuenca Neuquina y llamar la atención sobre problemas nomenclaturales todavía abiertos. y Huantráiquica (Intracampaniana). En relación con el área vinculada a la Dorsal de Huincul, se identificaron tres discordancias «intracuyanas», a saber: la Intratoarciana, sólo reconocida en subsuelo, la Seguélica (Intrabajociana 1) y la Lohanmahuídica (Intrabajociana 2). Sin embargo, la influencia de estas discordancias disminuye en áreas septentrionales a medida que aumenta la distancia con respecto al citado elemento morfoestructural. Las discordancias «intraprecuyanas» registradas en los depocentros de la cordillera del Viento y Chachil son de carácter local y menor jerarquía. Son el resultado de breves interrupciones en el relleno volcano-sedimentario de esos hemigrábenes. Dada su restricción geográfica a los citados depocentros, no se asignaron nombres formales para estas discordancias. Definidas las discordancias maestras, se presenta un listado en tres tablas de las distintas unidades formacionales genéticamente relacionadas comprendidas entre ellas, empleando la clásica categorización litoestratigráfica de Grupos, que básicamente coinciden con el concepto de unidades tectosedimentarias (UTS). Los resultados obtenidos llevan a esbozar algunas nuevas ideas con respecto a la evolución de la Cuenca Neuquina y llamar la atención sobre problemas nomenclaturales todavía abiertos. rupturas de orden mayor durante la evolución del relleno sedimentario del Mesozoico de la Cuenca Neuquina. Teniendo en cuenta su jerarquía, se las categoriza en tres grupos, a saber: 1) discordancias maestras ampliamente distribuidas en toda la cuenca; 2) discordancias «intracuyanas» vinculadas a la Dorsal de Huincul, y 3) discordancias «intraprecuyanas» restringidas a depocentros aislados. Teniendo en cuenta aspectos tectónicos, eustáticos, paleoclimáticos y/o paleontológicos de las sedimentitas infra- y suprayacentes a cada una de las discordancias, se brindan precisiones acerca de su edad. El número de discordancias maestras reconocidas alcanza a 10, a saber: Huárpica (Intratriásica), Rioatuélica (Intraliásica), Loténica (Intracalloviana), Araucánica (ca. límite Oxfordiano/Kimmeridgiano), Huncálica (Intravalanginiana), Coihuéquica (Intrahauteriviana), Pampatrílica (Intrabarremiana), Pichineuquénica (Intraaptiana), Patagonídica (ca. límite Albiano/Cenomaniano) y Huantráiquica (Intracampaniana). En relación con el área vinculada a la Dorsal de Huincul, se identificaron tres discordancias «intracuyanas», a saber: la Intratoarciana, sólo reconocida en subsuelo, la Seguélica (Intrabajociana 1) y la Lohanmahuídica (Intrabajociana 2). Sin embargo, la influencia de estas discordancias disminuye en áreas septentrionales a medida que aumenta la distancia con respecto al citado elemento morfoestructural. Las discordancias «intraprecuyanas» registradas en los depocentros de la cordillera del Viento y Chachil son de carácter local y menor jerarquía. Son el resultado de breves interrupciones en el relleno volcano-sedimentario de esos hemigrábenes. Dada su restricción geográfica a los citados depocentros, no se asignaron nombres formales para estas discordancias. Definidas las discordancias maestras, se presenta un listado en tres tablas de las distintas unidades formacionales genéticamente relacionadas comprendidas entre ellas, empleando la clásica categorización litoestratigráfica de Grupos, que básicamente coinciden con el concepto de unidades tectosedimentarias (UTS). Los resultados obtenidos llevan a esbozar algunas nuevas ideas con respecto a la evolución de la Cuenca Neuquina y llamar la atención sobre problemas nomenclaturales todavía abiertos. y Huantráiquica (Intracampaniana). En relación con el área vinculada a la Dorsal de Huincul, se identificaron tres discordancias «intracuyanas», a saber: la Intratoarciana, sólo reconocida en subsuelo, la Seguélica (Intrabajociana 1) y la Lohanmahuídica (Intrabajociana 2). Sin embargo, la influencia de estas discordancias disminuye en áreas septentrionales a medida que aumenta la distancia con respecto al citado elemento morfoestructural. Las discordancias «intraprecuyanas» registradas en los depocentros de la cordillera del Viento y Chachil son de carácter local y menor jerarquía. Son el resultado de breves interrupciones en el relleno volcano-sedimentario de esos hemigrábenes. Dada su restricción geográfica a los citados depocentros, no se asignaron nombres formales para estas discordancias. Definidas las discordancias maestras, se presenta un listado en tres tablas de las distintas unidades formacionales genéticamente relacionadas comprendidas entre ellas, empleando la clásica categorización litoestratigráfica de Grupos, que básicamente coinciden con el concepto de unidades tectosedimentarias (UTS). Los resultados obtenidos llevan a esbozar algunas nuevas ideas con respecto a la evolución de la Cuenca Neuquina y llamar la atención sobre problemas nomenclaturales todavía abiertos. y Huantráiquica (Intracampaniana). En relación con el área vinculada a la Dorsal de Huincul, se identificaron tres discordancias «intracuyanas», a saber: la Intratoarciana, sólo reconocida en subsuelo, la Seguélica (Intrabajociana 1) y la Lohanmahuídica (Intrabajociana 2). Sin embargo, la influencia de estas discordancias disminuye en áreas septentrionales a medida que aumenta la distancia con respecto al citado elemento morfoestructural. Las discordancias «intraprecuyanas» registradas en los depocentros de la cordillera del Viento y Chachil son de carácter local y menor jerarquía. Son el resultado de breves interrupciones en el relleno volcano-sedimentario de esos hemigrábenes. Dada su restricción geográfica a los citados depocentros, no se asignaron nombres formales para estas discordancias. Definidas las discordancias maestras, se presenta un listado en tres tablas de las distintas unidades formacionales genéticamente relacionadas comprendidas entre ellas, empleando la clásica categorización litoestratigráfica de Grupos, que básicamente coinciden con el concepto de unidades tectosedimentarias (UTS). Los resultados obtenidos llevan a esbozar algunas nuevas ideas con respecto a la evolución de la Cuenca Neuquina y llamar la atención sobre problemas nomenclaturales todavía abiertos. y Huantráiquica (Intracampaniana). En relación con el área vinculada a la Dorsal de Huincul, se identificaron tres discordancias «intracuyanas», a saber: la Intratoarciana, sólo reconocida en subsuelo, la Seguélica (Intrabajociana 1) y la Lohanmahuídica (Intrabajociana 2). Sin embargo, la influencia de estas discordancias disminuye en áreas septentrionales a medida que aumenta la distancia con respecto al citado elemento morfoestructural. Las discordancias «intraprecuyanas» registradas en los depocentros de la cordillera del Viento y Chachil son de carácter local y menor jerarquía. Son el resultado de breves interrupciones en el relleno volcano-sedimentario de esos hemigrábenes. Dada su restricción geográfica a los citados depocentros, no se asignaron nombres formales para estas discordancias. Definidas las discordancias maestras, se presenta un listado en tres tablas de las distintas unidades formacionales genéticamente relacionadas comprendidas entre ellas, empleando la clásica categorización litoestratigráfica de Grupos, que básicamente coinciden con el concepto de unidades tectosedimentarias (UTS). Los resultados obtenidos llevan a esbozar algunas nuevas ideas con respecto a la evolución de la Cuenca Neuquina y llamar la atención sobre problemas nomenclaturales todavía abiertos. Pampatrílica (Intrabarremiana), Pichineuquénica (Intraaptiana), Patagonídica (ca. límite Albiano/Cenomaniano) y Huantráiquica (Intracampaniana). En relación con el área vinculada a la Dorsal de Huincul, se identificaron tres discordancias «intracuyanas», a saber: la Intratoarciana, sólo reconocida en subsuelo, la Seguélica (Intrabajociana 1) y la Lohanmahuídica (Intrabajociana 2). Sin embargo, la influencia de estas discordancias disminuye en áreas septentrionales a medida que aumenta la distancia con respecto al citado elemento morfoestructural. Las discordancias «intraprecuyanas» registradas en los depocentros de la cordillera del Viento y Chachil son de carácter local y menor jerarquía. Son el resultado de breves interrupciones en el relleno volcano-sedimentario de esos hemigrábenes. Dada su restricción geográfica a los citados depocentros, no se asignaron nombres formales para estas discordancias. Definidas las discordancias maestras, se presenta un listado en tres tablas de las distintas unidades formacionales genéticamente relacionadas comprendidas entre ellas, empleando la clásica categorización litoestratigráfica de Grupos, que básicamente coinciden con el concepto de unidades tectosedimentarias (UTS). Los resultados obtenidos llevan a esbozar algunas nuevas ideas con respecto a la evolución de la Cuenca Neuquina y llamar la atención sobre problemas nomenclaturales todavía abiertos. y Huantráiquica (Intracampaniana). En relación con el área vinculada a la Dorsal de Huincul, se identificaron tres discordancias «intracuyanas», a saber: la Intratoarciana, sólo reconocida en subsuelo, la Seguélica (Intrabajociana 1) y la Lohanmahuídica (Intrabajociana 2). Sin embargo, la influencia de estas discordancias disminuye en áreas septentrionales a medida que aumenta la distancia con respecto al citado elemento morfoestructural. Las discordancias «intraprecuyanas» registradas en los depocentros de la cordillera del Viento y Chachil son de carácter local y menor jerarquía. Son el resultado de breves interrupciones en el relleno volcano-sedimentario de esos hemigrábenes. Dada su restricción geográfica a los citados depocentros, no se asignaron nombres formales para estas discordancias. Definidas las discordancias maestras, se presenta un listado en tres tablas de las distintas unidades formacionales genéticamente relacionadas comprendidas entre ellas, empleando la clásica categorización litoestratigráfica de Grupos, que básicamente coinciden con el concepto de unidades tectosedimentarias (UTS). Los resultados obtenidos llevan a esbozar algunas nuevas ideas con respecto a la evolución de la Cuenca Neuquina y llamar la atención sobre problemas nomenclaturales todavía abiertos. y Huantráiquica (Intracampaniana). En relación con el área vinculada a la Dorsal de Huincul, se identificaron tres discordancias «intracuyanas», a saber: la Intratoarciana, sólo reconocida en subsuelo, la Seguélica (Intrabajociana 1) y la Lohanmahuídica (Intrabajociana 2). Sin embargo, la influencia de estas discordancias disminuye en áreas septentrionales a medida que aumenta la distancia con respecto al citado elemento morfoestructural. Las discordancias «intraprecuyanas» registradas en los depocentros de la cordillera del Viento y Chachil son de carácter local y menor jerarquía. Son el resultado de breves interrupciones en el relleno volcano-sedimentario de esos hemigrábenes. Dada su restricción geográfica a los citados depocentros, no se asignaron nombres formales para estas discordancias. Definidas las discordancias maestras, se presenta un listado en tres tablas de las distintas unidades formacionales genéticamente relacionadas comprendidas entre ellas, empleando la clásica categorización litoestratigráfica de Grupos, que básicamente coinciden con el concepto de unidades tectosedimentarias (UTS). Los resultados obtenidos llevan a esbozar algunas nuevas ideas con respecto a la evolución de la Cuenca Neuquina y llamar la atención sobre problemas nomenclaturales todavía abiertos. y Huantráiquica (Intracampaniana). En relación con el área vinculada a la Dorsal de Huincul, se identificaron tres discordancias «intracuyanas», a saber: la Intratoarciana, sólo reconocida en subsuelo, la Seguélica (Intrabajociana 1) y la Lohanmahuídica (Intrabajociana 2). Sin embargo, la influencia de estas discordancias disminuye en áreas septentrionales a medida que aumenta la distancia con respecto al citado elemento morfoestructural. Las discordancias «intraprecuyanas» registradas en los depocentros de la cordillera del Viento y Chachil son de carácter local y menor jerarquía. Son el resultado de breves interrupciones en el relleno volcano-sedimentario de esos hemigrábenes. Dada su restricción geográfica a los citados depocentros, no se asignaron nombres formales para estas discordancias. Definidas las discordancias maestras, se presenta un listado en tres tablas de las distintas unidades formacionales genéticamente relacionadas comprendidas entre ellas, empleando la clásica categorización litoestratigráfica de Grupos, que básicamente coinciden con el concepto de unidades tectosedimentarias (UTS). Los resultados obtenidos llevan a esbozar algunas nuevas ideas con respecto a la evolución de la Cuenca Neuquina y llamar la atención sobre problemas nomenclaturales todavía abiertos. Pampatrílica (Intrabarremiana), Pichineuquénica (Intraaptiana), Patagonídica (ca. límite Albiano/Cenomaniano) y Huantráiquica (Intracampaniana). En relación con el área vinculada a la Dorsal de Huincul, se identificaron tres discordancias «intracuyanas», a saber: la Intratoarciana, sólo reconocida en subsuelo, la Seguélica (Intrabajociana 1) y la Lohanmahuídica (Intrabajociana 2). Sin embargo, la influencia de estas discordancias disminuye en áreas septentrionales a medida que aumenta la distancia con respecto al citado elemento morfoestructural. Las discordancias «intraprecuyanas» registradas en los depocentros de la cordillera del Viento y Chachil son de carácter local y menor jerarquía. Son el resultado de breves interrupciones en el relleno volcano-sedimentario de esos hemigrábenes. Dada su restricción geográfica a los citados depocentros, no se asignaron nombres formales para estas discordancias. Definidas las discordancias maestras, se presenta un listado en tres tablas de las distintas unidades formacionales genéticamente relacionadas comprendidas entre ellas, empleando la clásica categorización litoestratigráfica de Grupos, que básicamente coinciden con el concepto de unidades tectosedimentarias (UTS). Los resultados obtenidos llevan a esbozar algunas nuevas ideas con respecto a la evolución de la Cuenca Neuquina y llamar la atención sobre problemas nomenclaturales todavía abiertos. y Huantráiquica (Intracampaniana). En relación con el área vinculada a la Dorsal de Huincul, se identificaron tres discordancias «intracuyanas», a saber: la Intratoarciana, sólo reconocida en subsuelo, la Seguélica (Intrabajociana 1) y la Lohanmahuídica (Intrabajociana 2). Sin embargo, la influencia de estas discordancias disminuye en áreas septentrionales a medida que aumenta la distancia con respecto al citado elemento morfoestructural. Las discordancias «intraprecuyanas» registradas en los depocentros de la cordillera del Viento y Chachil son de carácter local y menor jerarquía. Son el resultado de breves interrupciones en el relleno volcano-sedimentario de esos hemigrábenes. Dada su restricción geográfica a los citados depocentros, no se asignaron nombres formales para estas discordancias. Definidas las discordancias maestras, se presenta un listado en tres tablas de las distintas unidades formacionales genéticamente relacionadas comprendidas entre ellas, empleando la clásica categorización litoestratigráfica de Grupos, que básicamente coinciden con el concepto de unidades tectosedimentarias (UTS). Los resultados obtenidos llevan a esbozar algunas nuevas ideas con respecto a la evolución de la Cuenca Neuquina y llamar la atención sobre problemas nomenclaturales todavía abiertos. y Huantráiquica (Intracampaniana). En relación con el área vinculada a la Dorsal de Huincul, se identificaron tres discordancias «intracuyanas», a saber: la Intratoarciana, sólo reconocida en subsuelo, la Seguélica (Intrabajociana 1) y la Lohanmahuídica (Intrabajociana 2). Sin embargo, la influencia de estas discordancias disminuye en áreas septentrionales a medida que aumenta la distancia con respecto al citado elemento morfoestructural. Las discordancias «intraprecuyanas» registradas en los depocentros de la cordillera del Viento y Chachil son de carácter local y menor jerarquía. Son el resultado de breves interrupciones en el relleno volcano-sedimentario de esos hemigrábenes. Dada su restricción geográfica a los citados depocentros, no se asignaron nombres formales para estas discordancias. Definidas las discordancias maestras, se presenta un listado en tres tablas de las distintas unidades formacionales genéticamente relacionadas comprendidas entre ellas, empleando la clásica categorización litoestratigráfica de Grupos, que básicamente coinciden con el concepto de unidades tectosedimentarias (UTS). Los resultados obtenidos llevan a esbozar algunas nuevas ideas con respecto a la evolución de la Cuenca Neuquina y llamar la atención sobre problemas nomenclaturales todavía abiertos. y Huantráiquica (Intracampaniana). En relación con el área vinculada a la Dorsal de Huincul, se identificaron tres discordancias «intracuyanas», a saber: la Intratoarciana, sólo reconocida en subsuelo, la Seguélica (Intrabajociana 1) y la Lohanmahuídica (Intrabajociana 2). Sin embargo, la influencia de estas discordancias disminuye en áreas septentrionales a medida que aumenta la distancia con respecto al citado elemento morfoestructural. Las discordancias «intraprecuyanas» registradas en los depocentros de la cordillera del Viento y Chachil son de carácter local y menor jerarquía. Son el resultado de breves interrupciones en el relleno volcano-sedimentario de esos hemigrábenes. Dada su restricción geográfica a los citados depocentros, no se asignaron nombres formales para estas discordancias. Definidas las discordancias maestras, se presenta un listado en tres tablas de las distintas unidades formacionales genéticamente relacionadas comprendidas entre ellas, empleando la clásica categorización litoestratigráfica de Grupos, que básicamente coinciden con el concepto de unidades tectosedimentarias (UTS). Los resultados obtenidos llevan a esbozar algunas nuevas ideas con respecto a la evolución de la Cuenca Neuquina y llamar la atención sobre problemas nomenclaturales todavía abiertos. Pampatrílica (Intrabarremiana), Pichineuquénica (Intraaptiana), Patagonídica (ca. límite Albiano/Cenomaniano) y Huantráiquica (Intracampaniana). En relación con el área vinculada a la Dorsal de Huincul, se identificaron tres discordancias «intracuyanas», a saber: la Intratoarciana, sólo reconocida en subsuelo, la Seguélica (Intrabajociana 1) y la Lohanmahuídica (Intrabajociana 2). Sin embargo, la influencia de estas discordancias disminuye en áreas septentrionales a medida que aumenta la distancia con respecto al citado elemento morfoestructural. Las discordancias «intraprecuyanas» registradas en los depocentros de la cordillera del Viento y Chachil son de carácter local y menor jerarquía. Son el resultado de breves interrupciones en el relleno volcano-sedimentario de esos hemigrábenes. Dada su restricción geográfica a los citados depocentros, no se asignaron nombres formales para estas discordancias. Definidas las discordancias maestras, se presenta un listado en tres tablas de las distintas unidades formacionales genéticamente relacionadas comprendidas entre ellas, empleando la clásica categorización litoestratigráfica de Grupos, que básicamente coinciden con el concepto de unidades tectosedimentarias (UTS). Los resultados obtenidos llevan a esbozar algunas nuevas ideas con respecto a la evolución de la Cuenca Neuquina y llamar la atención sobre problemas nomenclaturales todavía abiertos. y Huantráiquica (Intracampaniana). En relación con el área vinculada a la Dorsal de Huincul, se identificaron tres discordancias «intracuyanas», a saber: la Intratoarciana, sólo reconocida en subsuelo, la Seguélica (Intrabajociana 1) y la Lohanmahuídica (Intrabajociana 2). Sin embargo, la influencia de estas discordancias disminuye en áreas septentrionales a medida que aumenta la distancia con respecto al citado elemento morfoestructural. Las discordancias «intraprecuyanas» registradas en los depocentros de la cordillera del Viento y Chachil son de carácter local y menor jerarquía. Son el resultado de breves interrupciones en el relleno volcano-sedimentario de esos hemigrábenes. Dada su restricción geográfica a los citados depocentros, no se asignaron nombres formales para estas discordancias. Definidas las discordancias maestras, se presenta un listado en tres tablas de las distintas unidades formacionales genéticamente relacionadas comprendidas entre ellas, empleando la clásica categorización litoestratigráfica de Grupos, que básicamente coinciden con el concepto de unidades tectosedimentarias (UTS). Los resultados obtenidos llevan a esbozar algunas nuevas ideas con respecto a la evolución de la Cuenca Neuquina y llamar la atención sobre problemas nomenclaturales todavía abiertos. y Huantráiquica (Intracampaniana). En relación con el área vinculada a la Dorsal de Huincul, se identificaron tres discordancias «intracuyanas», a saber: la Intratoarciana, sólo reconocida en subsuelo, la Seguélica (Intrabajociana 1) y la Lohanmahuídica (Intrabajociana 2). Sin embargo, la influencia de estas discordancias disminuye en áreas septentrionales a medida que aumenta la distancia con respecto al citado elemento morfoestructural. Las discordancias «intraprecuyanas» registradas en los depocentros de la cordillera del Viento y Chachil son de carácter local y menor jerarquía. Son el resultado de breves interrupciones en el relleno volcano-sedimentario de esos hemigrábenes. Dada su restricción geográfica a los citados depocentros, no se asignaron nombres formales para estas discordancias. Definidas las discordancias maestras, se presenta un listado en tres tablas de las distintas unidades formacionales genéticamente relacionadas comprendidas entre ellas, empleando la clásica categorización litoestratigráfica de Grupos, que básicamente coinciden con el concepto de unidades tectosedimentarias (UTS). Los resultados obtenidos llevan a esbozar algunas nuevas ideas con respecto a la evolución de la Cuenca Neuquina y llamar la atención sobre problemas nomenclaturales todavía abiertos. y Huantráiquica (Intracampaniana). En relación con el área vinculada a la Dorsal de Huincul, se identificaron tres discordancias «intracuyanas», a saber: la Intratoarciana, sólo reconocida en subsuelo, la Seguélica (Intrabajociana 1) y la Lohanmahuídica (Intrabajociana 2). Sin embargo, la influencia de estas discordancias disminuye en áreas septentrionales a medida que aumenta la distancia con respecto al citado elemento morfoestructural. Las discordancias «intraprecuyanas» registradas en los depocentros de la cordillera del Viento y Chachil son de carácter local y menor jerarquía. Son el resultado de breves interrupciones en el relleno volcano-sedimentario de esos hemigrábenes. Dada su restricción geográfica a los citados depocentros, no se asignaron nombres formales para estas discordancias. Definidas las discordancias maestras, se presenta un listado en tres tablas de las distintas unidades formacionales genéticamente relacionadas comprendidas entre ellas, empleando la clásica categorización litoestratigráfica de Grupos, que básicamente coinciden con el concepto de unidades tectosedimentarias (UTS). Los resultados obtenidos llevan a esbozar algunas nuevas ideas con respecto a la evolución de la Cuenca Neuquina y llamar la atención sobre problemas nomenclaturales todavía abiertos. rupturas de orden mayor durante la evolución del relleno sedimentario del Mesozoico de la Cuenca Neuquina. Teniendo en cuenta su jerarquía, se las categoriza en tres grupos, a saber: 1) discordancias maestras ampliamente distribuidas en toda la cuenca; 2) discordancias «intracuyanas» vinculadas a la Dorsal de Huincul, y 3) discordancias «intraprecuyanas» restringidas a depocentros aislados. Teniendo en cuenta aspectos tectónicos, eustáticos, paleoclimáticos y/o paleontológicos de las sedimentitas infra- y suprayacentes a cada una de las discordancias, se brindan precisiones acerca de su edad. El número de discordancias maestras reconocidas alcanza a 10, a saber: Huárpica (Intratriásica), Rioatuélica (Intraliásica), Loténica (Intracalloviana), Araucánica (ca. límite Oxfordiano/Kimmeridgiano), Huncálica (Intravalanginiana), Coihuéquica (Intrahauteriviana), Pampatrílica (Intrabarremiana), Pichineuquénica (Intraaptiana), Patagonídica (ca. límite Albiano/Cenomaniano) y Huantráiquica (Intracampaniana). En relación con el área vinculada a la Dorsal de Huincul, se identificaron tres discordancias «intracuyanas», a saber: la Intratoarciana, sólo reconocida en subsuelo, la Seguélica (Intrabajociana 1) y la Lohanmahuídica (Intrabajociana 2). Sin embargo, la influencia de estas discordancias disminuye en áreas septentrionales a medida que aumenta la distancia con respecto al citado elemento morfoestructural. Las discordancias «intraprecuyanas» registradas en los depocentros de la cordillera del Viento y Chachil son de carácter local y menor jerarquía. Son el resultado de breves interrupciones en el relleno volcano-sedimentario de esos hemigrábenes. Dada su restricción geográfica a los citados depocentros, no se asignaron nombres formales para estas discordancias. Definidas las discordancias maestras, se presenta un listado en tres tablas de las distintas unidades formacionales genéticamente relacionadas comprendidas entre ellas, empleando la clásica categorización litoestratigráfica de Grupos, que básicamente coinciden con el concepto de unidades tectosedimentarias (UTS). Los resultados obtenidos llevan a esbozar algunas nuevas ideas con respecto a la evolución de la Cuenca Neuquina y llamar la atención sobre problemas nomenclaturales todavía abiertos. y Huantráiquica (Intracampaniana). En relación con el área vinculada a la Dorsal de Huincul, se identificaron tres discordancias «intracuyanas», a saber: la Intratoarciana, sólo reconocida en subsuelo, la Seguélica (Intrabajociana 1) y la Lohanmahuídica (Intrabajociana 2). Sin embargo, la influencia de estas discordancias disminuye en áreas septentrionales a medida que aumenta la distancia con respecto al citado elemento morfoestructural. Las discordancias «intraprecuyanas» registradas en los depocentros de la cordillera del Viento y Chachil son de carácter local y menor jerarquía. Son el resultado de breves interrupciones en el relleno volcano-sedimentario de esos hemigrábenes. Dada su restricción geográfica a los citados depocentros, no se asignaron nombres formales para estas discordancias. Definidas las discordancias maestras, se presenta un listado en tres tablas de las distintas unidades formacionales genéticamente relacionadas comprendidas entre ellas, empleando la clásica categorización litoestratigráfica de Grupos, que básicamente coinciden con el concepto de unidades tectosedimentarias (UTS). Los resultados obtenidos llevan a esbozar algunas nuevas ideas con respecto a la evolución de la Cuenca Neuquina y llamar la atención sobre problemas nomenclaturales todavía abiertos. y Huantráiquica (Intracampaniana). En relación con el área vinculada a la Dorsal de Huincul, se identificaron tres discordancias «intracuyanas», a saber: la Intratoarciana, sólo reconocida en subsuelo, la Seguélica (Intrabajociana 1) y la Lohanmahuídica (Intrabajociana 2). Sin embargo, la influencia de estas discordancias disminuye en áreas septentrionales a medida que aumenta la distancia con respecto al citado elemento morfoestructural. Las discordancias «intraprecuyanas» registradas en los depocentros de la cordillera del Viento y Chachil son de carácter local y menor jerarquía. Son el resultado de breves interrupciones en el relleno volcano-sedimentario de esos hemigrábenes. Dada su restricción geográfica a los citados depocentros, no se asignaron nombres formales para estas discordancias. Definidas las discordancias maestras, se presenta un listado en tres tablas de las distintas unidades formacionales genéticamente relacionadas comprendidas entre ellas, empleando la clásica categorización litoestratigráfica de Grupos, que básicamente coinciden con el concepto de unidades tectosedimentarias (UTS). Los resultados obtenidos llevan a esbozar algunas nuevas ideas con respecto a la evolución de la Cuenca Neuquina y llamar la atención sobre problemas nomenclaturales todavía abiertos. y Huantráiquica (Intracampaniana). En relación con el área vinculada a la Dorsal de Huincul, se identificaron tres discordancias «intracuyanas», a saber: la Intratoarciana, sólo reconocida en subsuelo, la Seguélica (Intrabajociana 1) y la Lohanmahuídica (Intrabajociana 2). Sin embargo, la influencia de estas discordancias disminuye en áreas septentrionales a medida que aumenta la distancia con respecto al citado elemento morfoestructural. Las discordancias «intraprecuyanas» registradas en los depocentros de la cordillera del Viento y Chachil son de carácter local y menor jerarqu