Nota - 19/9/2017
02/06/2017 - INFORME ESPECIAL

Los bordes de la ciencia: conexiones entre la matemática y la kabbalah o la regeneración celular y la meditación

Pablo Amster y Fernando Pitossi llevan décadas como investigadores pero además, en su derrotero, hicieron asociaciones peculiares entre su objeto de estudio y otras disciplinas.

¿Qué tiene que ver la regeneración de las células madre con la filosofía de la impermanencia? ¿Y un acto de amor con la matemática? “La matemática es un lenguaje bien hecho”, y “aprender un lenguaje es, ante todo, un acto de amor”. Eso puede llegar a decir en un artículo de divulgación científica sobre matemática, su disciplina, el Dr. Pablo Amster. Y además de hablar de números, establecer conexiones con la literatura, la psicología y el kabbalah: el ala mística y espiritual del judaísmo que estudia desde la adolescencia. O como explicó el Dr. Fernando Pitossi en una charla TEDX: “Cambiamos tanto a nivel físico que nunca somos los mismos”, y “así como las células madre pueden convertirse en células diferentes, cada uno de nosotros también tiene esa capacidad constante de cambio”. De ese modo, piensa su tema de investigación –que consiste en la reprogramación celular (convertir células adultas en células madre), es decir, en cómo reemplazar células del cuerpo convirtiendo una célula en otra- vinculado con la ley de impermanencia de la filosofía budista que practica, y postula que “todo, en la vida, es cambio”. Porque están quienes creen que espiritualidad y ciencia son mundos enfrentados; pero en la ciencia siempre hay margen para las excepciones: los investigadores del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) Amster y Pitossi son dos ejemplos.

Para acceder al informe especial completo, haga click aquí