11/06/2018 | NOTICIAS INSTITUCIONALES
Junín, Buenos Aires: dos nuevos laboratorios potencian la investigación regional
Corresponde a una ampliación del Centro de Investigaciones Básicas y Aplicadas de la UNNOBA, donde se desempeñan investigadores y becarios del CONICET y la UNNOBA. Son en total 228m2.
Autoridades durante el acto de inauguración. Foto: gentileza UNNOBA.

Con la presencia del presidente del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET), el doctor Alejandro Ceccatto, el rector de la Universidad del Noroeste de Buenos Aires (UNNOBA), el doctor Guillermo Tamarit, la investigadora del CONICET y secretaria de Investigación, Desarrollo y Transferencia de la UNNOBA, la doctora Carolina Cristina, y el intendente de Junín CPN Pablo Petrecca, se inauguró el primer piso del Centro de Investigaciones Básicas y Aplicadas (CIBA) de la UNNOBA que contempla 228m2 entre dos laboratorios, un auditorio, oficinas y una sala de equipamiento adicional.

Durante la apertura, el doctor Ceccatto, sostuvo que “es interesante que la investigación básica que se realiza en el CIBA pase a la medicina traslacional y llegue a los pacientes. Eso es realmente aprovechar el conocimiento para mejorar la calidad de vida de las personas”. A su vez, remarcó la vinculación con el sistema universitario, y agregó: “Tenemos con el CIBA la fase más avanzada dentro del CIT NOBA y esperamos que esta estructura tan vigorosa se convierta en una Unidad Ejecutora del Consejo”.

Por su parte, Carolina Cristina, destacó que las remodelaciones y ampliaciones se hicieron necesarias debido al crecimiento. “Parece seguir el curso normal del crecimiento del Centro pero que sin trabajo constante no se logra y que con infraestructura y equipamiento se facilita, como también se facilita con un Centro de Investigaciones y Transferencia Noroeste de Buenos Aires –CITNOBA- como el que tenemos, con el convencimiento que la ciencia y la tecnología dentro de la Universidad generan ventajas y fortalezas”, afirmó.

En tanto que Tamarit, expresó que: “Desde febrero de 2015 el CIBA cuenta con amplios laboratorios y equipamiento de alta complejidad, así como un bioterio para animales de experimentación, y un cuarto de cultivo de células, entre otras herramientas, a lo que ahora se le anexa este primer piso con mayor equipamiento”.

Participaron de la inauguración, el director del CITNOBA (CONICET, UNNOBA, UNSADA), el doctor Eduardo Kruse, la secretaria de Políticas Universitarias de la Nación. Mg. Danya Tavela, el director de la Escuela de Ciencias Económicas y Jurídicas de la UNNOBA, doctor Marcelo Sena, el rector de la Universidad Nacional San Antonio de Areco (UNSADA), doctor Jerónimo Ainchil, el director del Centro Regional Buenos Aires Norte del INTA, doctor Hernán Trevino, la directora de la Escuela de Ciencias Agrarias Naturales y Ambientales de la UNNOBA, doctora Adriana Andrés, y demás autoridades universitarias y municipales.

Luego de los discursos inaugurales y el tradicional corte de cinta, las autoridades accedieron a las instalaciones del CIBA y apreciar los recursos con los que contarán los investigadores y becarios. Anteriormente, el doctor Ceccatto mantuvo una reunión con el Directorio del CITNOBA.

De la ciencia básica a la medicina traslacional

Las líneas de investigación del Centro se enfocan en el estudio del microambiente de los tumores, la inmunogenética de las infecciones, la inmunoneurología del estrés crónico y los tumores neuroendócrinos resistentes a las terapias.

A partir de esta ampliación edilicia, la apuesta del CIBA, es consolidar los grupos con nuevos becarios e investigadores, incorporarlos a sus líneas de investigación y a un nuevo servicio de diagnóstico en salud, que en un primer momento se centrará en el cáncer de mama y luego se ampliará a otras patologías.

El grupo de biomédicas del CITNOBA investiga, entre otros temas, las causas de la susceptibilidad inmunológica a la Infección de la Tuberculosis, la importancia de los componentes de la matriz extracelular en el cáncer, la psicoinmunoneurología del estrés crónico y los mecanismos moleculares que causan los tumores neuroendócrinos, teniendo como meta en todos los casos la búsqueda de nuevas terapias para los pacientes afectados en el país y en particular en la Región. En este sentido, la doctora Cristina consideró que “es fundamental la transferencia de los conocimientos generados en la investigación básica dentro de los laboratorios a la medicina y la bioquímica clínicas y de esa manera contribuir al diagnóstico y tratamiento de los pacientes”.

Actualmente en el CIBA, se desempeñan cuatro investigadores del CONICET, dos becarios postdoctorales, nueve doctorales, tres becarios de grado y un pasante. Además, trabajan en el CIBA, dos técnicos de laboratorio de la Universidad, un profesional del CONICET y un administrativo.