01/11/2016 | NOTICIAS INSTITUCIONALES
Investigadores del CONICET premiados por sus logros y trayectoria
El Centro de Estudios para el Desarrollo de la Industria Químico-Farmacéutica Argentina (CEDIQUIFA) otorgó el premio ’Dr. Bernardo Houssay’ a Francisco Barrantes, investigador superior (r) del Consejo, y a su equipo de trabajo.
Dr. Francisco J. Barrantes. Foto: gentileza Martín Mazzoncini.

El Dr. Francisco Barrantes es investigador superior (r) del CONICET en el Laboratorio de Neurobiología Molecular del Instituto de Investigaciones Biomédicas (BIOMED, CONICET-UCA), y recibió como reconocimiento a su extensa carrera científica la distinción “Dr. Bernardo Houssay” que otorga el Centro de Estudios para el Desarrollo de la Industria Químico-Farmaceutica Argentina (CEDIQUIFA).

Barrantes fue el primer director del Centro Científico Tecnológico de Bahía Blanca, es considerado a nivel mundial un experto el campo de los receptores sinápticos, y publicó en su carrera más de 200 artículos en revistas internacionales, más de 60 artículos de revisión y dos libros de su especialidad.

Parte del equipo de investigación que acompañó al Dr. Barrantes en las investigaciones destacadas por el jurado del CEDIQUIFA, que los hizo también acreedores de este galardón junto al científico, está integrado por los Dres. Cecilia Beatriz Bouzat, investigadora superior del Instituto de Investigaciones Bioquímicas de Bahía Blanca (INIBIBB, CONICET-UNS), María Virginia Borroni, investigadora adjunta en el Instituto de Tecnología en Polímeros y Nanotecnología (ITPN, CONICET-UBA), Carlos Javier Baier, investigador asistente en el INIBIBB y Silvia Susana Antollini, investigadora independiente también del INIBIBB.

“Las investigaciones permiten entender cómo funcionan los receptores de acetilcolina tanto en el sistema nervioso periférico, como en el central”, explica Barrantes, quien es médico y doctor en medicina por la Universidad de Buenos Aires.

Estudiar este receptor a nivel del Sistema Nervioso Periférico, explica, sirve no sólo para comprender la función de esta proteína, sino también las bases moleculares de patologías que la afectan, como en la enfermedad autoinmune llamada miastenia gravis, “que se da cuando el receptor de acetilcolina es bloqueado por anticuerpos que produce el propio paciente, impidiendo la transmisión de acetilcolina en la unión neuromuscular. Se trata de una enfermedad invalidante, que puede ser mortal. También a nivel de Sistema Nervioso Central está comprometida la neurotransmisión de acetilcolina en enfermedades neurodegenerativas con trastornos cognitivos, como la de Alzheimer”.

Como extensión biomédica de estas investigaciones básicas, actualmente están trabajando en conjunto con la Facultad de Farmacia y Bioquímica de la UBA con la Dra. Mariela Paz, investigadora asistente del Consejo en el Instituto de Estudios de la Inmunidad Humoral ‘Ricardo Margni’ (IDEHU, CONICET-UBA), en el desarrollo de un test diagnóstico que emplea micropartículas fluorescentes para detectar antígenos circulantes contra el receptor de acetilcolina para poder diagnosticar la enfermedad con mayor precisión.

“El premio tiene que ver con lo que hemos hecho en el camino de entender la estructura y el funcionamiento de este receptor, mediante técnicas de electrofisiología, farmacología, de biología molecular y celular, bioquímica y biofísica. Es un reconocimiento a nuestro equipo de trabajo del CCT Bahía Blanca, con quienes publiqué más trabajos en el tema troncal”, confía el científico.

El premio fue entregado el 28 de octubre en el Salón del Consejo ’Bernardo Houssay’, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires.
La elección del grupo de trabajo premiado fue realizada en base al nivel, la importancia de los trabajos realizados, la calidad de las investigaciones y la trayectoria de los candidatos.