07/04/2017 | NOTICIAS INSTITUCIONALES
El buque oceanográfico Austral regresa a Mar del Plata luego de tareas de reparación
Junto a autoridades ministeriales y de la Armada, el presidente del CONICET visitó el navío en el Arsenal Naval Puerto Belgrano.

El buque oceanográfico Austral –que pertenece al Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) y es tripulado por la Armada Argentina– zarpó rumbo al Puerto de Mar del Plata, luego de haber estado desde diciembre bajo tareas de reparación en el dique seco del Arenal Naval Puerto Belgrano, en el sur de la provincia de Buenos Aires.

Las tareas de restauración y modernización del navío –trabajos de carenado de casco, instalación de una sonda Multihaz de última generación para medición de profundidades, mantenimiento de grúas, sistemas hidráulicos y cabrestante en proa– fueron realizados con el objetivo de alistar al buque para poder cumplir con el cronograma científico del corriente año: una campaña oceanográfica en la zona marítima protegida de Banco Burdwood.

Antes de zarpar, el presidente del CONICET, doctor Alejandro Ceccatto, junto a autoridades ministeriales y de la Armada, recorrieron las instalaciones del Austral, dialogaron sobre las pruebas de los equipos instalados y sus calibraciones, la continuidad de las tareas científicas una vez de regreso a Mar del Plata –su apostadero habitual– y las futuras campañas oceanográficas planificadas.

El doctor Ceccatto expresó: “Este buque es una pieza fundamental de una política de Estado que continua con el proyecto Pampa Azul, que cubre una histórica necesidad de investigar el mar, algo que merece toda nuestra atención por la proyección del potencial energético y económico que tiene”. A su vez, celebró el trabajo coordinado entre la Armada, el Servicio de Hidrografía Naval y el CONICET “que junto a otras instituciones hicieron posible que hoy salga el buque”.

Luego, el Director del Servicio de Hidrografía Naval –perteneciente al Ministerio de Defensa–, Comodoro de Marina Valentín Alejandro Sanz Rodríguez, expresó que “los trabajos realizados fundamentalmente han sido en la obra viva –en el casco– recambio de chapa, reparación de pisos y cubiertas; pero los más importantes han sido en la recuperación de las capacidades hidrográficas y oceanográficas del buque, con el reemplazo de las sondas, de forma tal que ahora queda en completa capacidad para realizar relevamientos en nuestro Mar Argentino, su suelo y su subsuelo”.

Lo acompañaron en la recorrida, el Comandante de Agrupación Buques Hidrográficos, Capitán de Navío Gabriel Galeazzi; el Jefe del Arsenal Naval Puerto Belgrano, Capitán de Navío Mario Claudio Alessio; el Comandante del buque, Capitán de Fragata Juan Ignacio Squillacci; el Jefe de Operaciones del Austral, Capitán de Corbeta Leopoldo Acuña; el Subsecretario de Investigación, Desarrollo y Producción para la Defensa, licenciado Antonio Marcelo Serangeli; el Jefe de Mantenimiento y Arsenales de la Armada, Contralmirante Eduardo Luis Malchiodi; el Intendente del Municipio de Coronel Rosales, licenciado Mariano Uset; y el investigador del CONICET y geólogo, doctor Alejandro Alberto Tassone.

Para ver el video haga click aquí.

Sobre el Austral

El navío forma parte de Pampa Azul, la iniciativa estratégica interministerial a partir de la cual se desarrollan investigaciones en el Mar Argentino. Las mismas contribuyen a profundizar el conocimiento científico como fundamento para la conservación y manejo de los recursos naturales.

A su vez, depende del Comando de la Agrupación Buques Hidrográficos –del Servicio de Hidrografía Naval– con sede en la Base Naval Mar del Plata, junto a los buques Puerto Deseado y Comodoro Rivadavia. Integra también la Unidad de Apoyo a Investigaciones Hidrográficas y Oceanográficas (UNIHDO, CONICET-Ministerio de Defensa), que está bajo la órbita del Centro Científico Tecnológico CONICET Mar del Plata.

Tiene capacidad para 52 personas -25 tripulantes y 27 científicos- y cuenta con seis gabinetes: de sismología, aire comprimido para sísmica, hidroacústica, oceanografía, geología y química. También posee un guinche oceanográfico y para prospección magnética; dragas y rastras con videocámaras incorporadas; receptores de imágenes satelitales y cartas meteorológicas; y un sistema de observación del suelo marino, entre otras capacidades operativas y equipamiento científico.

Posee una eslora total de 97,6 metros y pesa unas 4.734 toneladas. Para su propulsión utiliza un sistema diesel eléctrico, lo que le permite alcanzar una velocidad de 12,5 nudos. La embarcación puede albergar hasta 25 científicos y 25 técnicos o personal náutico a bordo.

Se trata de una plataforma de investigación que permite desarrollar actividades vinculadas a la geología, geofísica, geodinámica y sísmica, oceanografía física, química y biológica; y tendrá la capacidad de identificar áreas de riqueza hidrocarburífera y alimentaria.