12/06/2017 | NOTICIAS INSTITUCIONALES
Cumbre de nanocientíficos en el Balseiro
Casi 250 investigadores del campo de la nanociencia y la nanotecnología se reunieron en el Instituto Balseiro, en la ciudad de Bariloche.
Cumbre de nanocientíficos en el Balseiro. Foto: gentileza Instituto Balseiro.

Con el objetivo compartir los últimos avances de sus investigaciones e intercambiar nuevas ideas. Energía, ambiente y medicina fueron algunas de las áreas con más representantes. También se trataron temas como la computación cuántica. El encuentro tuvo invitados del extranjero y participaron, también estudiantes de distintas universidades nacionales.

El Instituto Balseiro y el Centro Atómico Bariloche fueron los anfitriones del “17º Encuentro de Superficies y Materiales Nanoestructurados”. La reunión estuvo integrada por investigadores de distintas áreas de la nanociencia y la nanotecnología. Incluyó sesiones plenarias de invitados de España, Estados Unidos, Holanda y Argentina, la presentación de pósters de los participantes más jóvenes y una mesa redonda sobre vinculación tecnológica. También se realizó una charla sobre un proyecto científico sobre el litio que está compitiendo en un premio internacional.

“Esta reunión se realiza con continuidad desde hace 17 años. Las primeras diez ediciones fueron en Bariloche y a partir de 2011 su sede rota por distintas provincias de Argentina”, contó Carlos Balseiro, director del Instituto Balseiro e integrante del comité organizador del encuentro. El científico, que es investigador de la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) y el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET),  también destacó la importancia de que en la misma participen especialistas con largas trayectorias a la par de jóvenes investigadores.

Por su parte, Adriana Serquis, investigadora principal del CONICET y presidenta del comité organizador del Congreso, destacó que la reunión no se realizaba en Bariloche desde 2014. “En esa edición contamos con 140 participantes y ahora tuvimos 248 inscriptos. Es un indicador de cómo fue creciendo la comunidad. Uno quiere alcanzar una masa crítica para potenciar este campo. Es clave que siga creciendo”, destacó la investigadora de la CNEA. Además comentó que hubo una fuerte presencia de investigaciones en torno a aplicaciones, sobre todo relacionadas con nanomateriales para el campo de fuentes de energía convencionales y alternativas; y para el transporte de fármacos y la detección de enfermedades.

Silvia Goyanes, investigadora principal del CONICET en el Instituto de Física de Buenos Aires (IFBA, CONICET-UBA), también brindó una sesión plenaria. “Los nanomateriales hoy en día se usan en muchísimas aplicaciones. Ya se pueden encontrar en telas hidrofóbicas, livianas y que puedan flotar en el agua. O en pinturas, que evitan que los objetos se rayen de forma superficial como en autos y electrodomésticos o que  tienen propiedades bactericidas. También en el área de alimentos o para biorremediación”, ilustró la científica.

“Cuando comparás a la Argentina con lo que se hace a nivel mundial, creo que estamos atrás. Pero la evolución en Argentina fue increíble: pasamos de nada a ser competitivos en pequeños nichos. Si hubiese un poco más de dinero en la etapa intermedia, o sea del laboratorio a una planta piloto, muchos de los desarrollos de los investigadores de hoy en día estarían en mercado”, opinó Goyanes sobre el estado actual de la ciencia y la tecnología “nano” en Argentina. Asimismo, destacó que cada vez más jóvenes investigadores se están volcando hacia la industria y que le parece algo muy interesante.

Actividades paralelas

En esta reunión, los jóvenes investigadores presentaron 167 pósters sobre una gran variedad de temáticas del ámbito de investigación y desarrollo de nanociencia y nanotecnología. Las presentaciones se realizaron en el gimnasio del Centro Atómico Bariloche. Además, durante el encuentro se plasmó la idea de armar una red sobre la temática de vinculación tecnológica para generar sinergia entre investigadores, empresarios, médicos; y entre los sectores público y privado.

Roberto Zysler, investigador del CONICET en el Centro Atómico Bariloche, fue uno de los representantes locales en esta conferencia. El científico es referente en la investigación en torno a la utilización de nanopartículas magnéticas en tratamientos de tumores oncológicos. “Buscamos entender por qué funciona en un frasquito y no en células. Presentamos nuestros avances y cuáles son los parámetros para que funcione lo mejor posible”, contó Zysler, que trabaja en el campo de la nanociencia desde hace 24 años.

Con respecto al estado actual de la comunidad que se dedica a este campo, el investigador señaló: “Tiene una evolución esperada, o más de la esperada. La comunidad ha crecido mucho en distintas áreas. Muchos comprendieron que para trabajar en nanociencia y en nanotecnología hay trabajar de forma interdisciplinaria. En este congreso hay químicos, físicos, biólogos, tecnólogos, hay un poco de todo. El congreso en sí es multidisciplinario”, dijo Zysler.

Una de las novedades de la conferencia fue una mesa redonda titulada “Desafíos tecnológicos en nanotecnología”. Allí expusieron representantes de INVAP, Y-TEC y Biosidus, ante los atentos oídos del público. Uno de los expositores, Carlos Melo, consultor de Biosidus, expresó: “La vinculación tecnológica es el punto crítico para que un país pueda desarrollarse. Tenemos que mejorarla en todos los aspectos: En las empresas, que sepan cómo hacerla y lo hagan, ya que en general no saben hacerlo; y en el gobierno, en las instituciones que tienen organismos de vinculación tecnológica, que la mejoren urgentemente”.

Sin una vinculación tecnológica real y eficiente, la ciencia que se hace bien y de calidad en Argentina no termina siendo utilizada por las empresas. Hay que mejorarla, podemos mejorarla, tenemos cómo. Es una deuda  que tenemos que pagarnos a nosotros mismos”, agregó Melo, que también destacó la importancia de las preguntas del público durante la mesa redonda. Fue la primera vez que Melo, ex director de Ciencia y Tecnología del gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, participó de esta conferencia. Aunque ya había visitado el Balseiro como jurado del concurso IB50K, un certamen de planes de negocio para jóvenes emprendedores organizado por este Instituto.

La ciencia y el litio

¿Qué tienen en común la nanotecnología, el litio y el cambio climático? Durante el “Encuentro Nano 2017” realizado la semana pasada en el Instituto Balseiro, el científico Ernesto Calvo presentó un proyecto que reúne todos estos elementos. Su propuesta disruptiva, como él mismo la denomina, es implementar una innovadora tecnología de extracción de litio, mucho más eficiente que las utilizadas en la actualidad a gran escala y amigable con el ambiente.

Prensa Instituto Balseiro