21/12/2017 | NOTICIAS INSTITUCIONALES
Científicos obtienen financiamiento para proyecto con la industria y la UNSAM
La investigadora del CONICET María Laura Cerutti obtuvo inversiones públicas y privadas por más de $4 millones para optimizar procesos productivos de anticuerpos monoclonales desde el Centro de Rediseño e Ingeniería en Proteínas (CRIP) del IIB-INTECH.
Cerutti junto junto-a los directores del CRIP, Goldbaum y Vilarino. Foto: gentileza UNSAM.
María Laura Cerutti. Foto: gentileza UNSAM.
María Laura Cerutti. Foto: gentileza UNSAM.

La Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica posee una ventanilla para Proyectos de Investigación y Desarrollo (PID). Esta línea de financiamiento tiene como objetivo “favorecer que la investigación científica y tecnológica se oriente hacia aplicaciones que sean de interés de uno o más Adoptantes (empresas o instituciones), promoviendo la generación de tecnología y su transferencia mejorando la interacción con los sectores productivos y sociales”. En este marco, acaba de ser aprobado un proyecto conjunto entre la Universidad Nacional de San Martín (UNSAM) y Mabxience, una empresa innovadora y de proyección internacional, para “Optimizar procesos productivos de anticuerpos monoclonales”.

“El proyecto es una necesidad de la industria biofarmacéutica y una oportunidad para que todos los actores ganen”, evaluaron jurados convocados por la Agencia. “El proyecto va a generar conocimiento en el área y abrir oportunidades para que la industria disminuya costos de producción. Esto a su vez beneficiará a la sociedad que tendrá un mayor acceso a este tipo de medicamentos”, argumentaron.

Consultada al respecto, María Laura Cerutti, Investigadora Adjunta del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) en el Instituto de Investigaciones Bioquímicas de Buenos Aires (IIBBA, CONICET-Fundación Instituto Leloir) y responsable del proyecto, destaca que se abre una nueva etapa en su carrera: “Participé del Centro de Rediseño e Ingeniería en Proteínas (CRIP) desde su creación en 2016 y con este financiamiento podré integrarme al Instituto de Investigaciones Biotecnológicas (IIB-INTECH, CONICET-UNSAM), Unidad Ejecutora de la que depende el Centro”, asegura.

Cerutti, quien ya tiene una patente por el desarrollo de una vacuna, asegura que “la UNSAM tiene un nivel académico y de servicios tecnológicos muy bueno, además de una práctica aceitada de vinculación con la industria”. En ese sentido, cuenta que planea relacionar su trabajo con el de investigadores de otros institutos. “Con colegas del 3iA ya iniciamos la puesta a punto de algunas técnicas físico-químicas que serán claves para el desarrollo del proyecto. Ellos cuentan con un importante equipamiento en instrumental físico-químico de alta precisión, como por ejemplo un equipo de ICP-MS para la determinación de metales o un HPLC-MS para detección de compuestos orgánicos de baja concentración, con lo cual estimo que nuestro vínculo será muy fructícfero”, revela.

El proyecto es por 4 millones de pesos que serán provistos en un plazo de 3 años por la Agencia, a través del Fondo para la Investigación Científica y Tecnológica (FONCyT), y la empresa Mabxience, en partes iguales. A ese financiamiento se suma el provisto por el CONICET en forma de salarios y becas. En este sentido, el director ejecutivo del CRIP, Investigador Superior del CONICET y co-responsable del proyecto, Fernando Goldbaum destaca: “Nos pone muy contentos recibir la confianza de la Dra. Cerutti, que deja su lugar en el Leloir para venir al IIB y la confianza de las instituciones que invierten en nosotros. Con este financiamiento, nuestro Centro da su primer paso. El objetivo es hacer muchos de estos proyectos de vinculación entre científicos e industrias”.

Respecto al proyecto, Cerutti adelanta que nuestro país tiene una importante industria de biofármacos con capacidad de hacer crecer células de mamífero, pero que depende de medios de cultivo provistos por grandes compañías internacionales que mantienen confidencialidad sobre la composición. “Uno de nuestros objetivos es alcanzar una formulación propietaria para la producción de cultivos de manera local. La estrategia es estudiar el impacto de distintas condiciones del cultivo sobre la viabilidad y la productividad de líneas celulares, así como estudiar las propiedades físico-químicas y biológicas de determinado anticuerpo”, presenta. Además, destaca que en el trayecto será necesario adquirir conocimientos y generar tecnologías de procesos de cultivo de células de mamífero, en diferentes escalas. “A nuestro entender, dicho conocimiento es limitado en nuestro país, por lo que será un plus del proyecto formar técnicos y profesionales en esta especialidad y consolidar esta disciplina dentro del Sistema Científico Tecnológico”, asegura.

Por Alejandro Zamponi – UNSAM