18/05/2018 | EN BARILOCHE
Ciencia al servicio de la salud
Investigadores del CONICET participan de la flamante Fundación INTECNUS, encargada de operar y administrar el Centro Integral de Medicina Nuclear, consultorios médicos y Radioterapia de Bariloche.

Ubicado en el Centro Atómico de Bariloche (CAB) en un edificio que cuenta con una superficie cubierta de 10mil m2 en tres plantas, se erige el Centro Integral de Medicina Nuclear y Radioterapia, impulsado por el Estado Nacional a través de la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA), que delegó su operación y administración a la Fundación Instituto de Tecnologías Nucleares para la Salud (INTECNUS), constituida por la CNEA, la Fundación Escuela Medicina Nuclear (FUESMEN) y la Fundación Centro Diagnóstico Nuclear (FCDN). A principios de enero se concretaron las primeras aplicaciones de radioterapia. Hasta el momento ya se trataron más de 40 pacientes en este servicio.

“Desde el inicio se planteó al Centro como a un trípode, cuyas áreas fundamentales son: asistencia, investigación y desarrollo, y  formación de recursos humanos, que va desde la formación de físicos médicos a técnicos en medicina nuclear”, explica Luis Rovere, ingeniero nuclear y gerente general de Fundación INTECNUS.

Y agrega: “Tenemos investigadores de la CNEA y el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) y existen infinitas posibilidades para incorporar nuevos profesionales, esperemos que otros investigadores del CONICET puedan tomar a INTECNUS como a un buen lugar de destino en un ambiente geográfico fantástico y tenemos receptividad para todas las ideas proyecto que puedan surgir”.

También, INTECNUS brindará cursos habilitantes para manejo de radioisótopos y en protección radiológica, y habilitación para instalaciones ciclotrón-radiofarmacia.

Actualmente, la Fundación INTECNUS tiene habilitado el servicio de radioterapia y también consultorios externos en los que se atienden las siguientes especialidades: Clínica médica, Oncología- Radioterapia, Cuidados Paliativos, Enfermería Oncológica, Traumatología Oncológica, Psico-oncología, Unidad de Dermatología Oncológica, Tratamiento del dolor, Acompañamiento nutricional oncológico, Radiología general, Medicina Nuclear, Ecografía mamaria, Ecocardiograma Doppler, Anatomía patológica, Cardiología Clínica, Ginecología, Mastología, Cirugía general, Neumonología, Coloproctología, Neurología, Urología, Endocrinología general, Diabetología y Psiquiatría (Psico análisis).

Además del área de radioterapia y los consultorios, instalados a fines del año pasado, en el transcurso de este año se incorporarán las áreas destinadas al servicio de Medicina Nuclear y Diagnóstico por Imágenes, que contará con instalaciones y equipamiento para la realización de estudios en cardiología, neurología, endocrinología y oncología, entre otros. Esto será posible gracias a la adquisición de los equipos híbridos denominados PET/CT, SPECT/CT y PET/RMN, que ya están en proceso de instalación. Debido a esta modalidad con la que cuentan los equipos mencionados, se podrán realizar prácticas diagnósticas complejas. Entre ellas, por ejemplo, la realización de un estudio que combina la resonancia magnética nuclear (RMN 3T) con el tomógrafo por emisión de positrones (PET). A través de este examen se pueden obtener datos más relevantes y precisos para el diagnóstico y estadificación del cáncer. “Este equipo híbrido PET / RMN 3T con el que cuenta INTECNUS fue el segundo en su tipo que se adquirió en Argentina y el tercero en América Latina”, destaca Rovere.

Radioterapia con tecnología de avanzada

El Instituto cuenta con dos aceleradores lineales de uso médico para teleterapia. Uno de ellos tiene incorporado un sistema de tomografía que permite adquirir imágenes del paciente durante el procedimiento de aplicación y modificar el plan en los casos en que el volumen a irradiar haya cambiado de forma, tamaño o posición.

Estos aceleradores comenzaron a funcionar en la etapa inicial de operación de INTECNUS, así como también un tomógrafo computado de 16 cortes que se utiliza para la obtención de imágenes en el marco de la planificación del tratamiento. Este equipo se destaca por sus avances tecnológicos en calidad de imagen, visualización de tejidos y control respiratorio 4D avanzado, lo que posibilita realizar una radioterapia -aún en los casos más complejos- con gran precisión.

Actualmente, en Fundación INTECNUS desarrollan sus investigaciones científicos del Consejo, como el caso de Analía Soldati, investigadora del CONICET e ingeniera nuclear especialista en investigación y caracterización de materiales. “Trabajamos como ingenieros nucleares e ingenieros en materiales. Actualmente me desempeño en nuevas fuentes de braquiterapia que son pequeñas esferas de vidrio de tamaño micrométrico en donde se inserta un elemento radioactivo para que puedan irradiar muy localmente en sectores de algunos órganos. Se aplican en cánceres de hígado o útero, y se utilizan para tratamientos paliativos. De esta manera, se pueden reducir tumores en hígados, y luego quirúrgicamente extirparlos”, explica Soldati, quien también participa en el área de radioprotección del Centro.

En relación al trabajo interdisciplinario Soldati remarca que: “hay químicos, biólogos, médicos, radioquímicos, ingenieros nucleares y de materiales, y físicos”.

Por su parte, y desde el campo de la Física, Sergio Suárez, investigador independiente del CONICET fue convocado para participar del Centro.” Vislumbré la oportunidad de hacer algo con impacto social y de ayuda a la gente. La idea es que con un ciclotrón –acelerador de partículas- podamos generar radioisótopos y luego producir radiofármacos, que es el elemento que se necesita para hacer diagnósticos de cáncer. Eso fue una de las cosas que más me atrajo, la posibilidad de participar en algo útil para la sociedad, devolverle algo”, sostiene Suárez.

Según Rovere, quien destaca el posicionamiento de Argentina en temas de salud: “A través de la formación de recursos humanos y de tecnologías que podamos desarrollar aquí esperamos mejorar los estándares de mediciones y de equipos de imágenes que se utilizan en el país. La idea es contribuir en mejor calidad y prestaciones de salud y colocarle algunos estándares mínimos para que las personas que necesiten tratamientos o diagnósticos lo hagan en condiciones de mayor seguridad de protección radiológica y mejor calidad de imágenes que redundarían en un mejor diagnóstico y tratamiento”.

Por Sergio Patrone Firma Paz.