09/08/2017 | REDES TEMÁTICAS CONICET
Bioeconomía y acuicultura
La Red de Fortalecimiento de la Acuicultura presente en el Seminario: “Desarrollo de la acuicultura en el país”, en la Bolsa de Cereales de Buenos Aires.
El doctor Víctor Cussac durante su exposición. Foto: CONICET.

El viernes pasado, invitado por la asociación civil del Foro de la Alimentación, la Nutrición y la Salud (FANUS), el doctor Víctor Cussac, investigador principal del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET), expuso acerca de la Red de Fortalecimiento de la Acuicultura (ReFACUA), de la cual es miembro. El objetivo de dicha Red es promover el desarrollo de la acuicultura a nivel nacional, poniendo en juego las capacidades y fortalezas de los ámbitos académicos –investigación y desarrollo tecnológico-, de promoción y de apoyo a la producción, y al sector empresarial y productivo.

“La ReFACUA es una red del CONICET donde el Consejo lograr reunir a sus distintos grupos de trabajo en el área con especialistas de Universidades Nacionales e institutos de distintos ministerios. También se convoca a privados como el clúster de Desarrollo Acuícola del Nordeste. El objetivo es lograr un crecimiento virtuoso de la actividad”, sostiene Cussac.

Desde FANUS, destacaron que la acuicultura resulta un importante recurso biotecnológico como generador de valor económico, por lo que incorporar dicha actividad en la Bioeconomía fue uno de los ejes centrales del Seminario, como también las funciones de la ReFACUA, promotora de su desarrollo a nivel nacional.

En referencia al presente de la actividad en la Argentina, Cussac expresa que: “El impacto de la actividad es pequeño con dos producciones principales: los pacúes en el noreste argentino y la truchicultura en Patagonia, y una pequeña composición de maricultura en Río Negro. Esta actividad tiene una expectativa muy alta porque se articula con el desarrollo del Mar argentino con el proyecto Pampa Azul. También es una excelente herramienta en términos de Bioeconomía”.

La Red favorece la generación de cursos, posgrados, capacitaciones, el contacto entre los grupos de trabajo, y el intercambio formativo entre jóvenes investigadores de distintos grupos de trabajo. También facilita la interacción con grupos privados para encontrar donde alojar los desarrollos tecnológicos generados desde el CONICET y las universidades que trabajan con la Red. Argentina tiene un gran potencial para el desarrollo de la acuicultura en el país, dado su extenso litoral marítimo, la disponibilidad de agua dulce, y la diversidad climática entre otros factores.

“El mayor desafío es destrabar situaciones que hoy detienen el crecimiento de la actividad. Por ejemplo, desde la Red tenemos grupos de trabajo que generan fuentes de harina de pescado alternativas. Otros equipos trabajan técnicas de biomejoramiento, de tal forma de facilitar la inclusión de proteína vegetal en los alimentos balanceados. Es decir, en los grupos de investigación hay potencialidades que se articulan con los temas que en este momento le pueden interesar al sector de Agroindustria”, concluye Cussac, que también es director del Centro Científico Tecnológico (CCT) CONICET Patagonia Norte.